Inicio | Noticias | «Todos y todas adquirimos un papel referente en el uso del lenguaje inclusivo en la empresa»
Borrador automático
Noticia, 
EWI Workshop

«Todos y todas adquirimos un papel referente en el uso del lenguaje inclusivo en la empresa»

REDEWI

¿Qué es el lenguaje inclusivo? ¿Qué beneficios nos ofrece? ¿De qué manera puedo aportar yo soluciones al sexismo lingüístico? ¿Cómo puedo resolver situaciones que en un momento determinado presentan dudas? ¿Cuál es mi grado de influencia en el resto de la compañía?

Bajo estas (y muchas más) preguntas se ha desarrollado ayer el taller EWI Workshop sobre Lenguaje Inclusivo de la mano de Marta Turiño, socia profesional de IMADES, agencia de comunicación internacional, especializada en imagen, reputación y en acompañamiento comunicacional a mujeres líderes.

Con el fin de dar respuesta a estas incógnitas, la experta subrayó que, gracias al uso del lenguaje inclusivo, se rompe con el uso que perpetúa la discriminación y, además, se intenta evitar el sesgo hacia un sexo o género social en particular y también es un reflejo de demanda de un trato igualitario.

Beneficios de aplicar el lenguaje inclusivo:

  • Fomentar una relación de confianza con la audiencia.
  • Tiene en cuenta al público de nuestro mensaje y, por ende, elimina las barreras o sesgos que nos alejan de nuestro objetivo a la hora de comunicar.
  • Mayor identificación de la persona receptora con el mensaje y el ente emisor.
  • Eficacia en nuestros mensajes. Si la audiencia lo entiende somos más eficaces.
  • Muestra de responsabilidad social.
  • Abre las puertas a la participación.
  • Permite incluir la diversidad en nuestras actuaciones, ya sean tanto en el ámbito profesional como en el personal.

«Una comunicación más inclusiva es más consciente, más eficaz y socialmente más responsable», destacó Turiño.

Papel transformador en la empresa

Sobre el lenguaje inclusivo y su papel trasformador dentro de la empresa, siendo la comunicación una de las herramientas más poderosas en el ámbito profesional, remarcó que «es un factor determinante de la imagen de la propia empresa y la imagen que proyecta. La filosofía real en este ámbito invita a mantener una imagen acorde».

El lenguaje inclusivo debe ser protagonista en la comunicación externa: a clientes, proveedores, socios, inversores, profesionales externos, instituciones, medios de comunicación… Pero también en el ámbito de la comunicación interna, «donde verdaderamente se demuestra la identidad de una compañía, ante sus empleados y empleadas, su equipo directivo y/o otras filiales de la compañía».

Además, desgranó una serie de ejemplos sobre algunas técnicas para incorporar el lenguaje inclusivo en la empresa, como puede ser personalizar el mensaje para que haya posibilidad de determinar cargo y nombre, «y así no discriminar», o usar los dos géneros gramaticales siempre que no suponga una distorsión en el discurso.

Finalmente, Marta Turiño incidió en que no hay que caer en absurdeces, sino aplicar el sentido común. Además, dentro de una empresa hay que tener en cuenta que, en algunos roles, la repercusión es mayor, por ello, añadió que «es indispensable ser muy pulcros, pues cualquier repercusión de nuestro mensaje es una declaración de intenciones de la compañía».

En este sentido, puso el acento en la comunicación corporativa, así como en el trabajo desempeñado por los departamentos de Comunicación, Marketing o Recursos Humanos, «dadas sus funciones específicas más relacionadas con la comunicación o por el tipo de relación profesional con otras personas integrantes. Pero todos y todas adquirimos un papel referente en el uso del lenguaje inclusivo en la empresa», concluyó Turiño.

¿Te resulta interesante? Compártela: