Inicio | Noticias | “Solvencia II nos hizo el gran favor a los defensores del Compliance”
Noticia, 
Ruth Pérez, directora Corporativa Legal & Compliance en Solunion

“Solvencia II nos hizo el gran favor a los defensores del Compliance”

Empresas

P.- Llevas seis años en Solunion y más de dos siendo la directora Corporativa Legal & Compliance ¿cómo ha sido ponerte al frente de este departamento? ¿Qué principales retos tienes actualmente en tu cuadro de mando?

Ruth Pérez.- Ha sido un camino retador y muy enriquecedor. Fue necesario idear y desarrollar un área Jurídica y Compliance corporativa y local, partiendo de un contexto de diferentes situaciones, tanto en los perfiles de las personas designadas localmente en cada país, como en las directrices y normas de actuación a las que debían estar sujetos. La ejecución de esta misión, que comencé un año y medio antes de ser nombrada directora, abarcó no solo el hecho de estructurar el área, sino la labor de crear en los equipos de Dirección y en las estructuras locales la “necesidad” de contar y apoyarse en una buena asesoría jurídica de negocio interno. En definitiva, poner en valor nuestra labor. Hoy en día, me siento tremendamente orgullosa del equipo que hemos formado, de muy alta calidad técnica y personal, enormemente comprometido con la compañía, y con la energía suficiente como para seguir acompañando a Solunion en su ambicioso plan estratégico.

Nuestro departamento, de una manera natural, sin aplicar cuotas, se ha formado con una mayoría de mujeres y un solo hombre. Pero justamente por eso, mi gran reto es conseguir que haya un poco más de equilibrio para poder contar con visiones más diversas a la hora de aportar soluciones, enfocar los temas, etc. El equilibrio es bueno y me gustaría cambiar estos baremos, lo que no es fácil, en general a día de hoy, solemos tener más candidatos mujeres para el área.

P.- Como mujer; ¿has sentido que has tenido que hacer el doble esfuerzo para alcanzar un puesto directivo o todo lo contrario?

Ruth Pérez.- La verdad es que puedo decir que he tenido la suerte de tener jefes que han tomado una posición absoluta de igualdad ante los profesionales que trabajan en la compañía.

P. – ¿Crees que el sector asegurador es un sector inclusivo o crees que debe cambiar en algunos aspectos?

Ruth Pérez.-  El sector asegurador ha estado realizando importantes esfuerzos, ya visibles, para ser un sector inclusivo. El resultado se ve en los puestos actuales, cada vez es más frecuente contar con mujeres en puestos directivos del sector. Pero todo lleva su proceso y necesitamos que se siga avanzando, adoptando medidas que permitan el desarrollo de la mujer en toda su carrera profesional.

P.- ¿Qué tipo de acciones o medidas tenéis en Solunion enfocadas en diversidad e inclusión? ¿Sois una empresa diversa?

Ruth Pérez.-  Desde su creación, se adoptó un compromiso global de trabajo en materia de diversidad e igualdad, no sólo de género, sino también generacional, funcional, o cultural. Tenemos la fortuna de contar con un Comité de Dirección que busca la igualdad a todos los niveles.

La responsabilidad de impulsar este cambio

P. – Y a nivel global: ¿Cuál crees que es el papel que deben jugar las empresas para lograr el cambio necesario en pro de la diversidad y la inclusión? ¿Cómo pueden impulsar la innovación en diversidad y género? ¿Están haciendo los deberes?

Ruth Pérez.-  Las empresas tenemos la responsabilidad de impulsar este cambio, no solo implementando medidas en pro del desarrollo de carreras profesionales en igualdad de condiciones, sino además siendo el motor del cambio, creando una cultura extensiva que logre no solo la paridad, sino el hecho de no tener que hablar de estas medidas. Simplemente alcanzar el equilibrio natural, que no estará sujeto a cuotas.

Las empresas tenemos medidas para impulsar la innovación en diversidad y género desde el inicio de la contratación hasta y durante toda la vida del empleado, eliminando los sesgos por género asignado a según qué funciones, y favoreciendo un desarrollo de carrera profesional individual que no esté asociado a limitantes, así como promocionando la adopción de medidas de conciliación en igualdad y para todos.

Las empresas, unas más y otras menos, están haciendo sus deberes. Lo que sin duda es un paso importante, es que es una realidad de la que se habla, se pone encima de la mesa y la sociedad empieza a exigir su cumplimiento.

Las empresas tenemos medidas para impulsar la innovación en diversidad y género desde el inicio de la contratación hasta y durante toda la vida del empleado, eliminando los sesgos por género asignado a según qué funciones y favoreciendo un desarrollo de carrera profesional individual que no esté asociado a limitantes

""P. – ¿Qué opinas de las cuotas, la discriminación positiva, entre otras medidas emprendidas por el Gobierno? ¿Están ayudando a las empresas a alcanzar la paridad o hay otras vías?

Ruth Pérez.-  Sin duda es un buen comienzo, necesario para empezar a concienciar a buscar un movimiento que tienda a la igualdad, pero los que tenemos que estar concienciados son las organizaciones y promover la igualdad no solo por cuotas sino por personas, a todo tipo de diversidad, eliminando los sesgos no solo en la contratación, sino en cómo gestionamos y promovemos las carreras internas de las personas.

Más allá de la normativa

P.- ¿Qué principales retos tiene el sector asegurador a nivel normativo? ¿Crees que está sobre regulado? ¿Alguna normativa que os quite más el sueño al mercado de seguros de crédito y caución?

Ruth Pérez.- En realidad, hay mucha normativa que se está continuamente adaptando e implementando. La gran labor de Compliance y de Legal no es solo adaptar la normativa, sino ver cómo todas y cada una de las normas tienen que llegar a todos los procesos de la compañía. Hemos hecho muchos esfuerzos en años precedentes y ahora estamos precisamente en la etapa más relevante por lo que supone IRFS17. Además, hay otras normas que se han ido publicando este año y que no han tenido un gran impacto gracias a un Compliance muy desarrollado que ya teníamos antes. Hablo, por ejemplo, de la normativa relativa a los secretos empresariales o a la de los informes de datos no financieros, dos de los temas en los que ya teníamos puesto el punto de mira y no han supuesto una gran modificación en nuestra forma de actuar.

Respecto a los seguros de crédito y de caución, el seguimiento es continuo y muy retador, porque son seguros que están totalmente alineados con nuestros asegurados y, por lo tanto, cualquier modificación que ocurra en alguno de sus sectores de actividad, es decir, en toda la economía, influye mucho en las pólizas que tengamos contratadas y tenemos que trasladar a nuestras pólizas esas modificaciones reglamentarias. De este modo, no solo tenemos que estar pendientes del sector regulador que afecta a nuestra compañía como entidad aseguradora, sino de estar acompañando a nuestros asegurados para que sus pólizas de seguros de crédito o de caución les sean útiles.

P.–  En 2018 recibisteis un premio en la categoría Iniciativa Ética por su proyecto 'Aldea Compliance'. ¿Cómo surgió esta iniciativa y por qué la pusisteis en marcha? ¿Realmente las compañías entienden el Compliance? ¿Destinan los recursos necesarios para este fin?

Ruth Pérez.-  La iniciativa surge después de habernos estado adecuando, desde el año 2016, a toda la normativa y políticas que exige Solvencia II. En 2017 y 2018, creamos una cultura “from the top to the bottom”, concienciando mucho a los directores y a mandos intermedios para que aplicaran en su día a día el Compliance, haciendo formación de un modo más global. Pero queríamos que todos los colaboradores de Solunion se involucraran en identificar en su día a día cuáles eran las actuaciones y procesos que estaban ligados con el Compliance y dónde les surgían las dudas. Fue una campaña muy motivadora porque tuvimos una gran respuesta por parte de nuestros equipos, somos casi 500 empleados en todo Solunion y recibimos casi 400 consultas, una participación altísima, que nos ayudó a conocer las preocupaciones en cuanto a compliance y dónde había puntos de mejora, dónde modificar procesos o incluir mayores controles. En definitiva, fue una campaña no solo de concienciación sino de medición del nivel de implementación del Compliance que teníamos en ese momento en la compañía.

Solvencia II nos hizo el gran favor a los defensores del Compliance de poner la función de cumplimiento como algo obligatorio a la que dedicar unos recursos y está tomando un papel cada vez más relevante. Empieza a ser una concienciación de las empresas el saber que el Compliance es necesario para poder ser competitivos.

Sobre si las compañías lo entienden o no, lo que creo es que Solvencia II nos hizo el gran favor a los defensores del Compliance de poner la función de cumplimiento como algo obligatorio a la que dedicar unos recursos y está tomando un papel cada vez más relevante. Ya no solo es una necesidad normativa, sino que empieza a ser una concienciación de las empresas el saber que el Compliance es necesario para poder ser competitivos.

No puedo más que agradecer el impulso que se ha dado a esta función, que forma parte de su estrategia.

Adaptarnos al mundo VUCA

Pregunta. – Y en cuanto a la revolución digital ¿estáis haciendo los deberes? Y para sector legal, ¿qué ventajas os aporta la trasformación? ¿Y qué riesgos vislumbras?

Venimos haciendo los deberes desde hace años, nos beneficia en el área jurídica porque hay muchas cosas que pueden ser digitalizadas y eso supone un ahorro de tiempo, para poder dedicar recursos a la parte menos técnica y más resolutiva de un asesoramiento jurídico más orientado al negocio, y acompañar realmente al negocio para que crezca. La digitalización también ayuda muchísimo a tenerlo todo en orden y controlado. Yo soy firme defensora de la innovación, de la digitalización, y me gusta ver oportunidades más que riesgos. Tener controlados determinados procesos digitalmente, te ayuda a dedicarte a otras actividades más interesantes.

Pregunta.– ¿Crees que está el seguro dando las soluciones y productos que los clientes demandan actualmente? 

En general, se está haciendo un gran esfuerzo por entender qué es lo que quiere el cliente y, en especial, en los ramos de seguros de crédito y de caución, sí estamos intentando entender esta gran revolución, este mundo VUCA en el que vivimos. Al final, en el mundo de los seguros, todo se va transformando también y, desde luego, tenemos que estar en esa transformación. Es un reto saber qué es lo que realmente quieren nuestros clientes y poder darles soluciones acordes a sus necesidades. Así que yo creo que sí, que esto es un movimiento continuo y la evolución en el seguro es igual que en otros mercados. Y todo esto, dentro de la normativa, que hace que sea un poco más complicado, pero no imposible.

 

Un sector “que engancha”

 

Pregunta.- Por último, cuéntanos un poco tu andadura profesional hasta ahora y  Cómo acabaste en el sector asegurador ¿qué te atrajo de él?

Al mundo del seguro llegué hace 12 años por casualidad, y casi tengo que decir, para ser honesta, que me estaba costando entrar en otro sector. En aquel momento tenía 32 años, un buen currículum después de haber pasado por una big four y por un despacho de abogados bastante grande y, por un tema personal, tenía que trasladarme a Madrid. En las entrevistas, después de 10 minutos, venían preguntas del tipo “¿estás casada?”, sí, “¿tienes hijos?”, sí… Y después: “¿cómo te organizas en casa, tienes ayuda, tienes coche, ¿qué pasaría si estuvieras aquí trabajando hasta las 12 de la noche…?”.

Sin embargo, en Euler Hermes abordaron la parte personal de otra manera, y aquí estoy, en Solunion, 12 años después. Es un sector que te engancha muchísimo, muy inquieto profesionalmente hablando, con una regulación que está todo el día cambiando y en el que se puede aportar mucho a negocio desde la parte de Legal y Compliance. Estoy encantada en este sector, que además me ha dejado ir a mi ritmo, pude permitirme una dedicación también a mi familia (me contrataron embarazada de mi tercer hijo) y pude compaginarlo muy bien con hacer bien mi trabajo. Además, cuando llegó el momento en el que quise cambiar un poco las cuotas, asumir mayores retos y proyectos, me dieron la oportunidad de hacerlo igualmente.

Es un sector que te engancha muchísimo, muy inquieto profesionalmente hablando, con una regulación que está todo el día cambiando y en el que se puede aportar mucho a negocio desde la parte de Legal y Compliance. Además me ha dejado ir a mi ritmo, pude permitirme una dedicación también a mi familia