Inicio | Noticias | “Si luchamos por lo que realmente creemos, lo conseguimos”
“Si luchamos por lo que realmente creemos, lo conseguimos”
Noticia, 
Mujeres Influyentes

“Si luchamos por lo que realmente creemos, lo conseguimos”

Odette Álvarez: diseñadora y creadora de la marca Tete by Odette
Entorno

Cuando haces algo con pasión, todo acaba consiguiéndose. Este podría ser el lema que rezara en la entrada del Atelier de Odette Álvarez, diseñadora y creadora de la marca Tete by Odette en Santander. Esta empresaria, que hoy vende a nivel Internacional y ha vestido a las celebrities españolas del momento, comenzó siendo una niña que diseñaba su propia ropa. Su sello personal, sus diseños, ahora son reconocidos cuando llegan a las redacciones de las revistas moda. Esta profesinal, cántabra, ha conseguido ser profeta en su tierra y todo gracias a un sueño que hoy es su vida. “He conseguido solventar muchos retos y desafíos. Comencé de cero, comprando mis piezas y mis materiales; ahora, mi firma es reconocida a nivel mundial”. Las claves de su éxito: trabajo y esfuerzo. Pero hay más: “Avanzar ha sido posible por creer en mí, por  no ponerme barreras”, afirma.

 

‘Mujeres Influyentes de España’ es una iniciativa impulsada por Womantalent de la mano de su directora, Beatriz Recio. Se trata de una red de apoyo, conocimiento, aprendizaje y visibilidad entre mujeres influyentes de nuestro país. Desde #RedEWI queremos apoyar este proyecto dando voz a algunas de sus protagonistas. Este mes de enero hablamos con Odette Álvarez, que pertenece al grupo ‘Mujeres Influyentes Cantabria’.

Gracias a este acuerdo conversaremos con mujeres científicas, políticas, militares, investigadoras, ejecutivas, directivas, comunicadoras y empresarias de primer nivel y, en definitiva, a las mujeres líderes que ocupan posiciones de relevancia por toda la geografía española y son parte activa en la toma de decisiones; aquellas que, en su día a día, están diseñando nuestro futuro e influyendo en la Sociedad y la Economía.

Con esta colaboración, contribuimos a visibilizar el liderazgo femenino.

¿Cómo han sido tus inicios?

Tete by Odette empezó siendo mi hobby. Es casi una tradición familiar. Mi abuela y mi madre siempre han cosido para ellas, también me hacían la ropa. Es algo que he vivido desde pequeña y…¡me encantaba! Cuando pude, comencé a diseñar mi ropa. Siempre me gustaba llevar algo distinto. Fue así como mis amigas, poco a poco, fueron adquiriendo las prendas que les gustaban. Luego una tienda en Santander me dio la oportunidad de salir fuera del entorno en el que me estaba moviendo. Me pidió que le diseñara 10 prendas, lo hice y después me empezaron a llamar de otros sitios de Cantabria, País Vasco, Madrid.

De esta forma algo que parecía un sueño se había convertido en real. Ahora, tenemos un showroom de prensa en Madrid y en Bilbao, también desde Italia se lleva la comunicación en el extranjero.

Si echas la vista atrás; ¿cuál ha sido el mayor reto al que has tenido que hacer frente?

He conseguido superar  muchos retos y desafíos. Empecé de cero, comprando mis piezas y mis materiales; ahora mi firma es reconocida a nivel mundial. Cuando todo empezó a coger forma se unió mi marido, él se encargaba de las fianzas y ahora es la parte que no se ve Tete by Odette. Su labor es muy importante, lleva las compras, las finanzas… Es la media naranja perfecta.

En esta evolución es muy importante el espacio físico que hemos conseguido. Apostamos por tener una casa que no fue fácil conseguir, nos llevó cuatro años conseguir la licencia. Lo conseguimos y es nuestra sede. Un espacio que merece la pena ver.

También hemos logrado vender en la Feria de París, salir en las revistas de moda del momento, que personas famosas vistan nuestros diseños… Son tantos los logros, que me resulta complicado citar solo uno. Todos han sido retos profesionales que ni en mis mejores sueños hubiese imaginado que se cumpliesen. Lo conseguido ha sido gracias al esfuerzo y a la dedicación absoluta a esta marca.

Paula Echevarría, Marta Hazas, Marta Sánchez, Rebeca Jiménez… la lista de enamoradas de tus diseños es muy larga, además de ser ya marca fetiche de las revistas de moda ¿cómo ha sido pasar de una pequeña tienda en Cantabria a ser una reconocida diseñadora internacional? ¿Cómo se gestiona este éxito?

A veces no soy totalmente consciente de lo que hemos conseguido. A veces me paro a pensar en cómo he evolucionado y me gusta valorar los éxitos conseguidos, no por ambición sino por satisfacción profesional. Sigo siendo la misma persona, salgo con la misma gente y cuento con el apoyo de mi familia y mi marido. No me paro a pensar en el éxito en sí, no le doy importancia. Creo que todavía no soy totalmente consciente de todo lo que he conseguido.

Esta trayectoria se ha congregado en forma de premio, el de Empresaria 2019 de la Asociación de Mujeres Empresarias de Cantabria ¿cómo fue recibir este galardón en tu tierra?

Ha sido muy importante recibir este galardón. Me ha llenado mucho y me ha hecho muy feliz. A veces es difícil ser profeta en tu tierra; por eso, este inesperado reconocimiento  ha sido muy gratificante y lo agradezco muchísimo. La gala fue maravillosa. Este año ha asistido más gente que en otras ediciones. Ha sido muy emocionante.

«Nosotros somos nuestras propias barreras»

¿Crees que a las mujeres nos cuesta más emprender? ¿Tenemos más barreras?

Considero que si luchamos por lo que realmente creemos, si hacemos lo que nos gusta y sentimos, es más fácil emprender y hacer realidad un proyecto. Lo creo así porque en mi caso es lo que ha sucedido. Pero, es necesario creer en nosotras, confiar en nuestra capacidad. Si hace diez años me hubiesen contado dónde llegaría, no lo hubiese creído. Por eso, pienso que las barreras más infranqueables nos las ponemos nosotros.

No obstante, es cierto que en el ámbito laboral las mujeres encontramos más barreras; pero no tenemos que estar demostrando nada, se consigue luchando y trabajando.

Las mujeres tenemos el ámbito laboral las mujeres encontramos más barreras; pero no tenemos que estar demostrando nada, se consigue luchando y trabajando.

¿Crees que están cambiando los roles? ¿notas que hay más diversidad en las empresas, la sociedad…? ¿Estamos acabando con algunos sesgos o ahora nos cuesta el doble conciliar?

Sí, como mujeres queda mucho por conseguir. La sociedad está cambiando, pero como he dicho creo que lograr determinadas cosas depende de nosotras, de la personalidad que tengamos, de que cómo nos afecte lo que nos digan…; pero, con los años se aprende a superar. Lo que piensen los demás no nos debe importar, lo que cuenta es tener claros nuestros objetivos.

¿Qué opinas de las cuotas, la discriminación positiva, entre otras medidas emprendidas por el Gobierno? ¿Están ayudando a las empresas a alcanzar la paridad o hay otras vías?

Nuestras madres no han tenido las mismas posibilidad y oportunidades que nosotras. Las sociedades han cambiado mucho. También lo están haciendo los valores y, en esta vida no, todo vale hay que tener respeto a los demás y no se puede hacer daño a nadie para conseguir lo que individualmente se quiere. Por eso, en casa la educación es fundamental. Aunque se han producido cambios, aún queda mucho por hacer.

Desde el Gobiernos se apuesta por conseguir esa igualdad y la sociedad tiene claro que tiene que ser así. Todos somos iguales y los puestos estarán ocupados igual por hombres y mujeres, tenemos que estar a la altura laboral.

Formas parte del grupo Mujeres Influyentes de Cantabria (donde, además, vio la luz este proyecto) ¿Cuéntanos sobre el libro en el que has participado?

Cántabras, nuestro legado es un libro muy bonito. A través de sus páginas, hemos desnudado nuestro interior, desde el punto de vista no solo profesional, también personal. Exponemos los valores más importantes que tenemos. Creo que aporta y anima a todas las mujeres seguir luchando y tener referentes.

Soñar despierta y conseguirlo

¿Has tenido alguna referencia para tus diseños, algún modisto o épocas en el que te inspires?

Diseñadores muchos. Desde pequeña  siempre he estado  pendiente de la moda. Me gustan Chanel y Valentino, que me vuelve loca. De los más actuales, aunque ya llevan tiempo, me gusta Isabel Marant y los diseñadores que han dado la vuelta a marcas tradicionales, como Saint Laurent, me gusta muchísimo.

A los que nos gusta la moda estamos todo el día mirando revistas, conociendo lo que hacen otros. Siempre pueden inspirar con las  imágenes, sus diseños o de alguna otra forma. Pero, a la hora de diseñar en mi marca siempre hago lo que me gusta, lo que quiero y, de hecho, siempre he tenido mi sello personal. Creo que se identifica mi moda con lo que hago y no se pierde mi esencia.

¿Cuál es el siguiente paso de Tete by Odette? ¿Qué metas te has marcado para este 2020?

2020 ha empezado muy bien. A finales de enero he estado en los desfiles Off de la Madrid Fashion Week. Con esto se ha cumplido otro de mis sueños. Por eso, siento que el año ha comenzado muy bien. A nivel internacional espero que, como el año pasado,  continuemos sumando puntos de ventas, qué la marca se siga conociendo y guste.

Sigamos soñando un poco: ¿Algún lugar o persona donde te encantaría ver tus diseños?

Soy de esas personas que sueñan despiertas y se imaginan las cosas; muchas se han cumplido. Así que, sí, seguiré soñando. Para mí, sería increíble tener un punto de Tete By Odette en el Soho de Nueva York, siempre que voy lo pienso. Quizá algún día… Me lo tomo a risa, sé que es difícil de conseguir. Pero, no abandono este sueño.

En cuanto a personas que me gustaría que llevaran mis prendas, la verdad es que ya las han llevado la mayoría, por ejemplo, Nati Abascal, que la admiro y entiende mucho de ropa, como ella no las lleva nadie. Muchas han sacado mi ropa, personas que siempre he admirado. Así que por soñar te diría que siempre me ha encantado Carrie Bradshaw y la ropa que llevaba en Sexo en Nueva York. Si Sarah Jessica Parker alguna vez llevara una prenda mía, sin duda, me haría muy, muy, feliz.

 

«Sería increíble tener un punto de Tete By Odette en el Soho de Nueva York, siempre que voy lo pienso. Quizá algún día… Me lo tomo a risa, sé que es difícil de conseguir. Pero, no abandono este sueño».