Inicio | Noticias | Seguro y alquiler: una combinación con futuro
Noticia, 
Javier Contin Guillén, director de Innovación, Marketing y Productos en SOS SEGUROS Y REASEGUROS

Seguro y alquiler: una combinación con futuro

Empresas

Según datos de Eurostat de 2018, cerca del 23% de la población española reside en una vivienda que no es de su propiedad, frente al 35% de Francia, el  45% de  Austria o el  48,6% de Alemania. Este dato, acompañado del incremento gradual en los últimos 15 años, nos lleva a pensar que se trata de un dato con posibilidades de crecimiento.

La tendencia se puede ver reforzada, además, por la búsqueda en el alquiler de una rentabilidad mayor a las que dan activos alternativos, la situación de precariedad laboral que limita el acceso a una vivienda en propiedad de algunos colectivos o incluso un nuevo estilo de vida de la gente más joven menos preocupada por poseer que generaciones anteriores. El aumento de este tipo de contratos ha tenido su reflejo en los  llamados seguros de alquiler, con incrementos de más del 20% en los últimos años.

Aproximadamente uno de cada tres contratos de alquiler lleva asociado un seguro de este tipo. Las coberturas más habituales de estos seguros son, las propias de Pérdidas Pecuniarias (que suelen incluir el impago de determinadas mensualidades de renta al propietarios), las de Protección  Jurídica (asistencia jurídica especializada, conflictos derivados del contrato, reclamación de daños, defensa penal, etc.) y otras garantías como Responsabilidad Civil del Arrendador y del Inquilino, Actos Vandálicos, Servicios de Mantenimiento etc. 

""La realidad del mercado ha derivado en que muchas veces se utilicen estos productos como una alternativa al tradicional aval bancario, difícil de conseguir por algunos inquilinos. Este seguro funciona, para la parte propietaria como un amortiguador del temor a no cobrar la renta o no poder desahuciar rápidamente a un arrendatario moroso o problemático. 

El mercado del alquiler ha vivido además un importante fenómeno de profesionalización con la entrada de nuevos operadores como agencias y portales online que copan gran parte de las transacciones, principalmente en las grandes ciudades. 

Aquí están algunos de los  retos del sector asegurador: llegar a alianzas con los nuevos agentes y captar parte del tráfico web en el que se desarrolla el “viaje del cliente” en la búsqueda de arrendadores e inquilinos. Otros desafíos son la colaboración con startups que aporten valor añadido y simplifiquen las gestiones mejorando la experiencia del cliente y la adaptación de nuestros productos y servicios a realidades como por ejemplo,  los pisos compartidos o los apartamentos turísticos.