Inicio | Noticias | “Seguir creciendo pasa por reinventarse continuamente”
JordiMontalbo-deloitte
Noticia, 

“Seguir creciendo pasa por reinventarse continuamente”

BDSMercado

Deloitte presentaba hace unos días su tradicional informe anual de tendencias para el sector asegurador. Este ‘2020 Insurance Outlook’, como nos explica Jordi Montalbo, socio responsable del sector Seguros de la consultora, reflexiona sobre la evolución de la inversión en tecnología o el papel de las insurtechs. Se adentra en la necesidad de avanzar en el gap de talento que los nuevos retos suponen y no se olvida del papel de la regulación como catalizador o freno al cambio. Asimismo, añade Montalbo, “acerca de la necesidad de abordar de forma holística todos estos factores para que el resultado sea un éxito y consiga diferenciarnos”. Por todo ello, concluye, “en un sector maduro y con un entorno volátil como el actual, la posibilidad de seguir creciendo de forma rentable pasa por reinventarse continuamente en productos, en operaciones y modelos de negocio, etc.”.

 

¿En qué punto de adaptación a los retos de futuro se encuentra el seguro español? ¿Está más o menos retrasado que otros mercados de nuestro entorno?

Me atrevería a calificarlo con un “progresa adecuadamente”. No creo que el sector asegurador español esté por detrás del sector asegurador en otros países, pero sí por detrás de otros sectores, como el sector retail, por ejemplo, que ha avanzado más en la creación y explotación de experiencia de cliente diferencial. Lo cierto es que el sector asegurador español mantiene unos niveles de rentabilidad satisfactorios que hacen que la necesidad de transformación o disrupción no sean factores de urgencia para la supervivencia a corto plazo, y pueden ser abordados de forma progresiva (al menos a día de hoy), empezando por aquellos ámbitos y procesos que comportan un retorno a más corto plazo.

¿Cuáles son las principales barreras para alcanzar estas metas?

Posiblemente la principal barrera de cualquier proceso de transformación sea cultural. Siempre hay resistencia al cambio en cualquier organización. Cuando además el “legacy” sigue siendo el que aporta la rentabilidad, es muy complicado hacer convivir la transformación disruptiva con este bajo el mismo techo y dando el poder suficiente a la disrupción para que avance con rapidez. Una segunda gran barrera es la delimitación del ámbito de actuación y la necesidad de asegurar, que se consideran todos los vectores de forma integrada.

 

No hay futuro sin innovación y cambios progresivos

¿Hay predisposición en las aseguradoras españolas, y en sus altos directivos, a abrazar la innovación?

Sin duda que hay una buena predisposición al respecto, y de forma creciente. Creo que en estos momentos todo el sector tiene claro que no hay futuro sin innovación y cambios progresivos. Las principales entidades aseguradoras de nuestro país tienen director de innovación o tienen la función de innovación perfectamente definida y engranada en la organización. Obviamente, queda camino por recorrer.

¿También en la dotación de recursos? ¿Y en la captación de nuevos talentos?

Ese es otro de los grandes retos en el proceso de trasformación que nos espera. A medio plazo, será clave la capacidad que tenga cada entidad para cubrir su gap de talento, aprovechando al máximo (posiblemente con nuevas fórmulas) el talento con mayor experiencia del que disponga y potenciando la colaboración intergeneracional, a la vez que incorpore nuevas habilidades. En este sentido, y aunque ha mejorado en los últimos años, el factor atractivo del sector asegurador para captar talento especializado es limitado. El sector debe seguir trabajando en este camino.

Hoy en día, ¿todavía se puede innovar en seguros? ¿Cómo?

Por supuesto que se puede innovar y mucho. Lo estamos viendo día a día y lo seguiremos viendo. En productos queda mucho por hacer en términos de flexibilización, especialmente en seguros personales. Todo el mundo de las cibercoberturas está aún por eclosionar. Por otra parte, la evolución tecnológica (AI, analytics, etc.) nos ofrece una potencia y disponibilidad única. Por este motivo, considero que aún estamos en la etapa de hacer mucho más rápido o en tiempo real lo que antes nos llevaba tiempo hacer o hacíamos de forma esporádica, pero aún no hemos explotado la capacidad real que la tecnología nos ofrece para cambiar absolutamente la forma de hacer las cosas.

 

 Vamos hacía un entorno de ecosistemas

¿Hay un riesgo de disrupción en el sector por parte de nuevos actores? ¿El futuro pasa por la cooperación y la colaboración más que por la competencia?

El sector asegurador tiene barreras de entrada más fuertes que otros. No obstante, está claro que el riesgo existe y aflorará más pronto que tarde. Ya estamos viendo algunos movimientos en ciertos mercados. Cada entidad deberá potenciar sus fortalezas (quizás reinventarse sobre ellas) para hacerse menos vulnerable. En cualquier caso, desde mi punto de vista, efectivamente el futuro pasa más por la cooperación que por la competencia. El sector ya lo está viendo cada día más en este sentido. Vamos, sin duda, hacía un entorno de ecosistemas.

Y a todo esto se le suma el reto regulatorio. ¿Es tan importante este tema en las entidades?

Por supuesto que es importante. En primer lugar, porque no es una opción y, en segundo lugar, porque puede llegar a condicionar la estrategia. Estamos en un momento en que, tras el reto que supuso la entrada en vigor de Solvencia II –que el sector asegurador español adoptó con nota alta- convergen en poco tiempo reformas regulatorias de calado que van desde la protección al cliente a la contabilidad (IFRS17), pasando por la ciberseguridad o la privacidad. Adicionalmente al coste que toda adaptación a un upgrade regulatorio de este calado supone, determinados aspectos de estas regulaciones impactan en aspectos de definición técnica, relación con el cliente u otros ámbitos estratégicos.

Autor: