Inicio | Financial & Specialty Markets | Sector financiero y desafíos de la banca en el próximo lustro
Javier Redondo QBE
Descubre Financial & Specialty Markets, 

Sector financiero y desafíos de la banca en el próximo lustro

by Javier Redondo Hernández, Suscriptor Senior de Líneas Financieras de QBE
BDSDescubre

Cuando me plantearon realizar un artículo de opinión me prometí no hablar en exceso en la pandemia de la que todos, de una forma u otra, hemos sufrido desde el mes de marzo.

Lamentablemente no puedo mantener mi promesa porque es ésta la que está siendo el detonante y catalizador de unos acontecimientos que muchos vaticinábamos a lo largo de una década y que ahora se han acelerado drásticamente.

El BCE lleva tiempo intentando animar al sector bancario a fusionarse para combatir la baja rentabilidad generalizada en toda la eurozona y, que en muchos casos, lo atribuye al exceso de capacidad en el sector y no a su política de bajos tipos de interés.

Las razones son claras: reducción de costes, aprovechamiento de sinergias fortaleciendo la rentabilidad y solvencia de las entidades así como una transición digital más estructurada.

La irrupción tecnológica en el sector bancario

En mi opinión la amenaza a la banca tradicional está en las empresas de comercio electrónico, llamados Neobancos y fintech, que vienen empujando desde hace tiempo y evolucionando para ser ellas mismas las que conceden directamente financiación alternativa, actividades como asesoramiento y gestión, social trading, pasarelas de pago y Big Data entre otros servicios financieros.

En Europa, esta “invasión” de las tecnológicas al sector bancario es más reducida y tan sólo parece que funciona a través de las fintech, y aunque España está muy lejos de las cifras de Reino Unido (3.492M) y Alemania (2.322M) con una inversión en torno a 245M, no hay que olvidar que a nivel global las fintech más las Big Tech financiaron el año pasado en torno a 800.000M$, poniendo de manifiesto que el futuro, cuanto menos, dejará una competencia en el sector importante así como abrirá posibilidades de colaboración entre distintas compañías, cuyos servicios pueden resultar complementarios.

Esta situación de pluralidad de mercado ha aumentado el riesgo para la banca tradicional a largo plazo, que unida a la situación sobrevenida en este 2020 (morosidad y falta de viabilidad de los negocios más expuestos a la crisis), unido al fin de varios de los beneficios que ha ayudado a reducir o mitigar esta situación (ERTES, Créditos ICO) provocarán un efecto dominó que desafortunadamente, nos llevará ante una situación mucho más negativa y de mayor riesgo para el sector.

La fortaleza del sector financiero

Gracias a la fortaleza y músculo adquirido por el sector financiero en los últimos 10 años, se podrá ayudar (como se ha venido haciendo en los últimos meses) a ofrecer moratorias así como líneas de financiación para disminuir y reducir al máximo está situación.

Como punto clave también estará la digitalización de la banca tradicional con el fin de conseguir una recuperación lo más rápida posible. Los cambios en los patrones de consumo, de oferta y de demanda se han visto agravados por la pandemia, considerando la digitalización como un punto básico requiriendo la inversión en innovación más allá de la banca online “atrasada” en la que la gran mayoría está estancada.

La previsión de caída del PIB de 12 puntos localmente y de 8 de media en la zona euro el próximo año también afectará a los bancos donde el retorno del capital se estima que caerá hasta el 2% en 2020 y un 3% de máximo en 2021, lo que los deja a unos 7 puntos por debajo del coste de capital, no generando rentabilidad alguna y ahondando la necesidad de fusiones en un corto periodo de tiempo y con la mayor rapidez posible para minimizar al máximo este impacto.

En esta línea el BCE ha dado el paso y, a nivel doméstico, las primeras entidades en recoger el guante han sido CaixaBank y Bankia y parece que UnicajaLiberbank y BBVASabadell serán las siguientes.

Lo que queda claro es que la Covid 19 ha creado una crisis económica compleja y de impacto desigual en los sectores económicos, dejando un punto curioso, ya que en esta ocasión quien fuera el detonante de la anterior crisis (sector financiero) está siendo clave en los planteamientos de recuperación para garantizar solvencia y liquidez, mitigando así el impacto económico tanto en las empresas como en los hogares.

Autor:
¿Te resulta interesante? Compártela: