Inicio | RC Profesional | Reconocerse vulnerables es la clave de la gestión del riesgo
David Heras Hiscox
Descubre RC Profesional, 

Reconocerse vulnerables es la clave de la gestión del riesgo

David Heras, director general de Hiscox Iberia
BDSDescubre

En las sociedades primigenias los líderes eran personas que destacaban de manera orgánica entre las pequeñas comunidades que necesitaban organizar la caza y recolección de alimentos. Con el paso del tiempo, esta figura pasó de la naturalidad a la imposición y las sociedades se configuraron como pirámides jerárquicas en las que el líder ocupaba una cúspide inamovible. En la actualidad, sin embargo, las estructuras se acercan más a las pirámides invertidas y los directivos se ponen al servicio de sus equipos para ayudarles a crecer manteniendo con ellos una comunicación constante y transparente y siendo capaces de pedir ayuda cuando es necesario. En definitiva, el liderazgo del futuro se dibuja a partir de la capacidad de reconocer abiertamente las fragilidades para poder afrontarlas con todas las herramientas posibles.

Con un 46% más de empleados trabajando en remoto a raíz de la COVID-19 según el Informe de Ciberpreparación de Hiscox 2021, la capacidad de delegar se ha vuelto más importante que nunca, sobre todo ahora que la pandemia ha supuesto una diversificación de tareas que los directivos deben asumir y que trascienden de los buenos resultados económicos y apuntan a la responsabilidad social y el respeto al medio ambiente, la ciberseguridad o el cuidado de los empleados. Precisamente, la correcta interacción con los trabajadores es uno de los aspectos que más ha evolucionado positivamente y no en vano la habilidad más valorada de los jefes para un 47% de los españoles es la de saber reconocer, felicitar y apreciar los logros, seguida de la capacidad de empatizar, según Infojobs.

Nuevas dinámicas de relación con los empleados

Ante estos nuevos frentes, además de establecer nuevas dinámicas de relación con sus empleados para delegar en ellos responsabilidades y confianza, es necesario que los responsables aprendan a gestionar el riesgo y recurran a la experiencia externa siempre que sea necesario. Solo así podrán garantizar la resiliencia económica del negocio y también la propia, ya que al fin y al cabo son la cara visible de la empresa y sobre ellos recaen la mayoría de las responsabilidades. En este sentido, lo fundamental es contar con el respaldo necesario para actuar correctamente si las cosas se tuercen y para proteger el patrimonio personal de los directivos, ya que la responsabilidad puede exceder los límites de la sociedad y alcanzar al ámbito personal. Por eso, cada vez más directivos optan por contratar una póliza D&O, un producto que en el caso concreto de Hiscox ha generado un 40% más de nuevo negocio este año en comparación con 2020.

Además de lidiar con el cambio de rumbo que ha supuesto la pandemia, los líderes empresariales deben enfrentarse a un entorno normativo variante y complejo, por lo que es necesario tener la capacidad de enfrentar las posibles multas y sanciones administrativas, así como la responsabilidad tributaria subsidiaria. De hecho, este tipo de póliza cubre los gastos de defensa, que en ocasiones pueden llegar a ser muy elevados. Sin ir más lejos, desde Hiscox hemos llegado a gestionar importes de hasta 215.000 € por gastos de defensa y, más allá de estos costes, una mala inversión puede suponer hasta 300.000 € en concepto de indemnizaciones.

En definitiva, hemos pasado de los líderes “todopoderosos” a los que no se les estaba permitido mostrar debilidad a los nuevos jefes que reconocen abiertamente cuando es necesario pedir ayuda, ya sea a otros empleados o a agentes externos como las aseguradoras, que aportan la ayuda necesaria para que los directivos se centren en desarrollar su negocio para crecer de forma sostenible.

¿Te resulta interesante? Compártela: