Inicio | Noticias | Pocas organizaciones hacen de la igualdad de género en el liderazgo una prioridad, pero las que lo hacen se superan
Pocas organizaciones hacen de la igualdad de género en el liderazgo una prioridad, pero las que lo hacen se superan
Noticia, 
Informe IBM

Pocas organizaciones hacen de la igualdad de género en el liderazgo una prioridad, pero las que lo hacen se superan

Los hombres ocupan el 82% de los roles más influyentes en las organizaciones actuales. La promoción de la mujer no es una prioridad formal en los negocios en el 79% de las organizaciones encuestadas
Mercado

Aunque la igualdad de género parece que se está colando como una prioridad dentro de las compañías esta realidad deja mucho que desear: actualmente apenas hay organizaciones que hacen de la igualdad de género en el liderazgo una prioridad formal en los negocios, pero las que lo hacen superan sus expectativas. Con esta afirmación a modo de conclusión analizamos el informe editado por IBM, ‘Women, leadership, and thepriority Paradox’.

En los últimos años se ha producido una ola de promoción de la igualdad de género en el trabajo. Desde la cobertura mediática de la diferencia de retribución hasta un creciente conjunto de pruebas que demuestran que las empresas con más mujeres en el escalafón ejecutivo obtienen mejores resultados, nunca ha habido una mayor conciencia en el mundo empresarial de la necesidad de promover a las mujeres y de los beneficios que se derivan de ellas.

En este estudio desde la compañía se analiza una serie de cuestiones partiendo de esta pregunta principal: ¿Por qué no se ha promovido a más mujeres a puestos de liderazgo?  “Aunque existe numerosa evidencia de que el liderazgo con diversidad de género es bueno para los negocios, una abrumadora mayoría de las organizaciones a nivel mundial dicen que el avance de las mujeres en los roles de liderazgo no es una prioridad formal de los negocios”, explican.

De hecho, las mujeres ocupan sólo el 18% de los puestos de liderazgo de alto nivel entre las 2.300 organizaciones encuestadas en todo el mundo. En otras palabras, los hombres ocupan aproximadamente el 82% de los roles más influyentes en las organizaciones actuales. Y la promoción de la mujer no es una prioridad formal en los negocios en el 79% de las organizaciones encuestadas. Los encuestados estiman que podría llevar más de 50 años cerrar esta brecha.

Sin embargo, a pesar de este consenso, el porcentaje de mujeres que desempeñan funciones de liderazgo superior sigue siendo sumamente pequeño. Entre las 2.300 organizaciones que entrevistamos en todo el mundo, en promedio, sólo el 18% de los altos cargos de liderazgo -incluyendo la suite C, los vicepresidentes, los directores y los altos cargos- están ocupados por mujeres.

Diversidad = rentabilidad, crecimiento de ingresos, innovación y satisfacción de los empleados

No obstante, algunas organizaciones, que desde el informe llaman ‘Primeros Movimientos’, están haciendo progresos en la igualdad de género. Estos ‘Primeros Movimientos’ ya cuentan con más mujeres entre sus filas de liderazgo, reconocen su responsabilidad a la hora de tomar medidas y creen que la inclusión de género resultará en un mayor éxito organizacional.

Pero las empresas pueden hacer cambios para transformar esta situación mucho más rápido, y hay buenas razones para que lo hagan. Descubrimos una pequeña cohorte de organizaciones excepcionales (alrededor del 12% los encuestados) que son más proactivas en la promoción de la igualdad de género en el liderazgo. Además, informan que están superando a su competencia en rentabilidad, crecimiento de ingresos, innovación y satisfacción de los empleados. Llamamos a estas organizaciones ‘Primeros Movimientos’.

Los Primeros Movimientos reconocen su responsabilidad de tomar acción y dicen que creen que la inclusión de género resultará en un mayor éxito organizacional. Más del 80% han elevado el liderazgo equitativo de género a un imperativo estratégico de negocios.

A partir de nuestro análisis de los ‘Primeros Movimientos’, hemos identificado cuatro prácticas clave que pueden ayudar a otras organizaciones a cerrar la brecha de género en el liderazgo.

Con este estudio lo que se quiere es crear una cultura corporativa inclusiva en la que todos los empleados tengan las mismas oportunidades de desarrollar sus carreras. Para que las organizaciones puedan aprovechar los beneficios del liderazgo impulsando la diversidad de género, deben elevar la igualdad de género a una prioridad estratégica formal, valorar las contribuciones de las mujeres tanto como las de los hombres y reconocer a las mujeres como las de mejor desempeño en mayor número.