Inicio | Noticias | Nuevas tablas biométricas: “El supervisor ha acertado de pleno”
vida concepto
Noticia, 
Panel de Vida en el ENTRE 2020

Nuevas tablas biométricas: “El supervisor ha acertado de pleno”

BDSMercado

En el panel de Vida organizado ayer en el marco del XXXVIII Encuentro Intereuropeo de Reaseguros (ENTRE 2020), Juan de Ipiña, director de Desarrollo de Negocio Global Financial Services de RGA Re, y Marcos Acosta, director de Ramos Personales de Nacional Re, abordaron las nuevas tablas biométricas.

De Ipiña recordó que el propio borrador que ha elaborado la Junta Consultiva de la DGSFP con las nuevas tablas de longevidad explica cómo pasar de colectivo a individual ajustando un año y también aportan unos ajustes, un factor del 75% para convertir de un tipo de negocio a otro tipo de negocio. La conclusión de su ponencia, como señaló al final de esta, es que “el supervisor ha acertado de pleno”.

Estas tablas tienen un impacto medio de incremento en provisiones técnicas contables en torno al 7%-8%. De Ipiña resaltó que las nuevas tablas de longevidad son un avance material en la industria española ya que:

  • actualizan las hipótesis biométricas de los seguros privados de longevidad tras 20 años, en un período en el que la esperanza de vida poblacional se ha incrementado notablemente (78,9 a 83,6 años),
  • diferencia por género, por tipología de cartera (individual/colectivo), y por razón de cálculo: 1er Orden y 2º Orden,
  • los factores de conversión de colectivo a individual y de 2º Orden (S2 e IFRS17) a 1er Orden (PP.TT contables) facilitan también el uso de tablas de experiencia propia,
  • acortan distancias con el coste de reaseguro.

Nuevas tablas de aplicación en 2021

Por su parte, Acosta mencionó algunos factores a considerar de las tablas de mortalidad. Entre ellos, que se sugiere o percibe que Decesos tiene un impacto distinto y se realizan unas tablas distintas (desenvestiments y otra para provisiones técnicas) para este segmento.

Se considera que el proceso de revisión anteriormente establecido (20 años), es excesivo; se entiende necesario implantar mecanismos de monitorización de los resultados de las tablas; se sugiere incluir acciones comerciales que incluyan participar en los beneficios biométricos por parte de los asegurados; y se pretende limitar, por parte de la DGSFP, el uso de tablas de experiencia propia a casos con claras evidencias empíricas.

Además, se tiene en consideración que la crisis sanitaria actual puede tener un gran impacto en el análisis de la viabilidad de las tablas y variar algunas de las hipótesis utilizadas y, aunque el mayor impacto en la mortalidad es en mayores de 65 años y en el negocio de Vida Riesgo podría parecer no afectar tanto, es conveniente recordar que estas tablas incluyen el negocio de Decesos, muy afectado por la situación actual. No obstante, una cobertura por parte del CCS, minoraría el posible impacto en el estudio biométrico que sostiene la realización de las mencionadas tablas de mortalidad.

“Los distintos focos en la realidad de la sanidad privada”

Sobre el impacto de la Covid-19 en el seguro de salud habló Ángel de Benito, director del Área de Orientación Médica en MAPFRE y secretario general de Fundación IDIS. “Para que el modelo sanitario funcione enormemente”, resaltó la liberación de recursos que supone para la sanidad pública y solicitó que se la incluya más en las mesas de negociación “porque es fundamental y resuelve muchos otros aspectos”, aunque “aún no estamos en esa fase de reconocimiento que necesita la sociedad”. “Hay que tener voluntad, confianza y transparencia y sentarnos todos en una única mesa a trabajar de manera conjunta”, aseveró.

Sobre los distintos modelos de colaboración con el sector público (el de concesiones o Alzira, los conciertos y el de los funcionarios), opinó que debería haber “una mayor unión para cerrar procedimientos con transparencia absoluta”. También abogó por una historia clínica única en la sanidad pública y privada y puso de relieve los avances tecnológicos, con especial importancia del Big Data y la telemedicina, esta última acelerada por la Covid-19. En este aspecto, se postuló por “ver los avances tecnológicos y establecer la colaboración público-privada; ser coherentes con las inversiones y llegar a acuerdos, ya que hay mucha tecnología relevante que solo se usa en la medicina privada y esto es un error”.

En cuanto a las posibles futuras solicitudes en las pólizas por parte de los asegurados, mencionó “la telemedicina, una historia clínica única y tecnología, pero querrán tener mucho más. Todo el mundo en el sector asegurador se tendrá que poner las pilas para ofrecer algo mucho mejor”.

El ENTRE 2020 está patrocinado por Gen Re, Guy Carpenter, Liberty Mutual Reinsurance, MAPFRE RE, Munich Re, Nacional Re, RGA Re International Ibérica, Scor y Swiss Re.