Inicio | El Seguro de Salud | Nuestra salud en juego: las personas ingerimos cerca de 21 gramos de microplásticos al mes
Dr. Josep Santacreu, consejero delegado de DKV SEGUROS
Descubre El Seguro de Salud, 
Dr. Josep Santacreu, consejero delegado de DKV SEGUROS

Nuestra salud en juego: las personas ingerimos cerca de 21 gramos de microplásticos al mes

BDSMercado

DKV en colaboración con ECODES, hemos presentado recientemente la última edición del Observatorio de Salud y Medio Ambiente “Contaminación por plásticos. Uno de los mayores desafíos ambientales del siglo XXI”.

Esta acción se enmarca dentro de las actividades del Instituto DKV de la Vida Saludable, una iniciativa creada por DKV para promover la mejora de la salud y la vida de la población mediante la divulgación de información y la formación orientada a inculcar hábitos saludables. A través del Instituto se pretende dar pautas útiles para ayudar a que las personas se conviertan en agentes corresponsables y activos en el cuidado de su salud, potenciando la prevención así como los valores del ejercicio y los hábitos para una vida sana.

La contaminación por residuos plásticos es uno de los principales problemas medioambientales de nuestro tiempo. Una media de 8 millones de toneladas de plástico son vertidas cada año a los océanos, esto equivale a vaciar un camión de basura lleno de plásticos cada minuto. Si no cambiamos de tendencia, en 2025 nuestros océanos tendrán 1 tonelada de plástico por cada 3 de pescado, y en 2050 habrá más plásticos que peces.

Para resolver el problema de la contaminación por plásticos será necesaria una voluntad pública compartida, políticas efectivas y el compromiso de empresas y ciudadanos para paliar el impacto de los plásticos en nuestra salud y en la del planeta. El observatorio alerta sobre la situación actual de este tipo de contaminación, cómo hemos llegado a ella, qué impactos tiene en nuestra salud y nuestro planeta, y qué soluciones se deben poner ya en marcha para convertir a los plásticos en un aliado y no en el causante de uno de los mayores problemas medioambientales de nuestro siglo.

La producción global de plásticos ha aumentado desde los 2 millones de toneladas en 1950 a aproximadamente 400 millones de toneladas en 2018. La previsión es que la demanda crezca continuadamente hasta superar los 1.000 millones de toneladas en 2050.

“GRAN PARCHE DE BASURA DEL PACÍFICO” Y MICROPLÁSICOS

Las más de 8 millones de toneladas de piezas de plástico que llegan cada año a los océanos equivalen al peso de 800 veces la Torre Eiffel, o al peso de 14.285 aviones Airbus A380 y ocupan el equivalente de 34 veces la isla de Manhattan, según datos de Greenpeace. Estos residuos son canalizados por las corrientes marinas y han formado concentraciones o islas de plástico de dimensiones enormes, la más grande de ellas se encuentra en el Pacífico Norte (entre la costa de California y Hawái) y es conocida como el “Gran Parche de Basura del Pacífico” (GPGP, por sus siglas en inglés, Great Pacific Garbage Patch). Tiene más de un millón de kilómetros cuadrados, lo que supera la superficie de España, Francia, Alemania juntas. Aunque la del pacífico es la isla de basura más grande, no es la única, ya que encontramos una más en el Pacífico, 2 en el Atlántico y otra en el Índico. El Mediterráneo está considerado la 6ª zona de mayor acumulación de residuos plásticos. Alberga sólo el 1% de las aguas del mundo, sin embargo, concentra el 7% de los microplásticos (partículas de menos de 5 milímetros de diámetro) del planeta.

De todos los desechos plásticos, un tercio de ellos termina en suelos o masas de agua dulce. Se estima que la contaminación terrestre por microplásticos es de 4 a 23 veces más alta que la marina. Un de ejemplo de esto es la contaminación que causan las fibras textiles, al ser retenidas en los lodos de las aguas residuales que, además se utilizan frecuentemente como fertilizantes, lo que se traduce en toneladas de microplásticos depositadas en nuestros suelos.

Los microplásticos entran en los seres vivos a través del aire que respiramos y por los alimentos y las bebidas que tomamos. Un reciente estudio, sugiere que las personas estamos consumiendo alrededor de 2.000 pequeñas piezas de plástico cada semana, aproximadamente 21 gramos al mes. Los efectos específicos de la ingestión de microplásicos en la salud humana aún no se conocen con exactitud y esta será una nueva problemática a la que todos los que estamos involucrados en el cuidado de la salud y el bienestar de las personas tendremos que enfrentarnos en un futuro muy próximo.

Autor: