El objetivo de esta iniciativa “es ganar en eficiencia y rapidez, y que el cliente pueda ver resuelto su siniestro en el menor tiempo posible, evitando que el perito tenga que ir a casa del cliente y tras él el reparador”, explica la entidad.

El teleperitaje es un sistema que permite al reparador conectarse mediante su móvil con el perito para enviarle fotos y vídeos del siniestro. El perito evalúa los daños y autoriza o deniega la reparación, sin necesidad de concertar otra visita con el cliente.

La compañía explica que esta funcionalidad forma parte de su proyecto de transformación, uno de cuyos pilares es la digitalización de procesos. “La revolución digital es una gran oportunidad para reconvertir nuestro negocio aportando valor a los clientes; teniendo en cuenta que en todo el proceso el papel de la mediación es y será fundamental”, indica en su comunicado.

 

COMPARTIR