Una buena parte de las películas “fin-del-mundistas” hablan de robots que entran en guerra con los seres humanos con el fin de aniquilarlos, pero hay que admitir que a veces lo que se define como un robot se parece menos a un Terminator y más a una herramienta de cálculo de apariencia bastante pacífica…

Así, un Robo-Advisor es un servicio que provee un asesoramiento automático y ofrece ciertos consejos en inversiones y ahorro, basándose en un cálculo algorítmico según la situación económica y la tolerancia al riesgo de un consumidor en particular.

En una serie de estudios que LIMRA lleva a cabo desde hace un par de años en este novedoso tema, los investigadores comparten con nosotros algunas conclusiones interesantes:

  1. Estos servicios son prácticos y accesibles en cualquier momento.
  2. El utilizador debe tener un cierto grado de afinidad con la tecnología, aunque las plataformas avanzan a grandes pasos hacia una completa intuitividad de uso.
  3. Los primeros utilizadores suelen ser las generaciones más jóvenes: los millenials.
  4. Los algoritmos están evolucionando rápidamente para proponer soluciones en base a cálculos cada vez más complejos.
  5. El 70% de los consumidores nunca ha escuchado hablar de los Robo-Advisors.
  6. El 16% de los consumidores que tiene más de 500.000 de dólares en activos financieros, ya están utilizando un Robo-Advisor en Estados Unidos.
  7. Más de la mitad de los utilizadores de esta tecnología afirman que no le confiarían la gestión de su portafolio de inversión. Prefieren una persona de carne y hueso para asesorarlos.

¿Qué otras novedades hay en el sector seguros y de productos financieros? De eso hablaremos todos juntos en Barcelona, en la ‘Life Insurance Annual Conference de LIMRA EMEA’, del 25 al 27 de septiembre.

COMPARTIR