El beneficio neto atribuible al grupo se redujo a prácticamente la mitad en el cuarto trimestre del año, hasta 34 millones (31,8 millones), mientras que para el conjunto del ejercicio se situó en 312 millones (292 millones) en comparación a los 640 millones (600 millones de euros) de 2015.

COMPARTIR