Tony Melia, director ejecutivo de WILLIS RE INTERNATIONAL, explica la situación: “Puesto que gran parte de Europa experimenta hasta ahora un año de siniestralidad por pérdidas catastróficas excepcionalmente bajo, las reaseguradoras se enfrentan una presión significativa para sus programas frente a catástrofes en territorios sin pérdidas tras registrar excelentes resultados en 2012 y 2013. En ausencia de un siniestro importante, esperamos en los precios reducciones ajustadas al riesgo de entre un 5 % y un 10% para negocios libres de siniestralidad anterior”.

Las reaseguradoras también están revisando su visión del riesgo para los programas de negocios que sí se vieron afectados por pérdidas, lo que unido al historial de colocación y la trayectoria de siniestralidad de años anteriores determinarán el nivel de precios en las renovaciones, afirma el bróker. “Incluso los programas afectados por pérdidas se beneficiarán de las condiciones actuales de mercado blando y recibirán ajustes más modestos que durante ciclos de precios anteriores. Por encima de todo, el entorno de mercado actual permite a las cedentes considerar la compra del reaseguros que quieren, además del que precisan”, añade Melia.

Concluyó señalando que las “cedentes deberían sacar provecho de la flexibilidad de los reaseguradores y su voluntad de ofrecer soluciones globales para toda la compañía. Esto, junto con el uso de estructuras de reaseguro para consolidar apetito por el riesgo, son los factores subyacentes de los cambios en las estrategias de industria reaseguradora”.