Además, tiene como objetivo batir dos récords mundiales: Liautaud puede convertirse en el hombre más joven de la historia en cruzar esquiando hasta el Polo Sur; y si lo hace en menos de 22 días (recorriendo un mínimo de 30 kilómetros diarios), puede también batir el récord de velocidad.

Durante la aventura, se podrán seguir los pasos de Parker a través de la página web de la expedición, gracias a un sistema de seguimiento que proporciona cobertura televisiva. Liautaud y su compañero, el expedicionista Douglas Stoup, irán seguidos por un vehículo que captará todos sus movimientos con cámaras de larga distancia, pudiendo disfrutar al mismo tiempo de un paisaje espectacular ya que, por esas fechas, la Antártida pasará por el verano austral, época en la que los días están iluminados durante las 24 horas, los siete días de la semana.

“El desafío que Parker va a realizar está íntimamente relacionado con la razón de ser de nuestra empresa, The Willis Cause, que consiste en tratar de lograr lo que parece complicado, o incluso imposible”, comenta Ana Matarranz, directora general de WILLIS IBERIA. Dominic Casserley, CEO del grupo, asegura por su parte “estar deseando animar a Parker cuando embarque en esta extraordinaria aventura, que supondrá también una verdadera prueba de resistencia del ser humano frente a la adversidad”.