El proceso comenzará a mediados del próximo mes con un taller con representantes de la industria y terminará en diciembre con la publicación de los resultados de la prueba.

Estos ejercicios de estrés son uno de los instrumentos habituales de supervisión utilizados para evaluar la resistencia del sector asegurador a posibles acontecimientos adversos. Para el presente ejercicio, la prueba se ha diseñado para evaluar la vulnerabilidad del sector europeo ante escenarios adversos específicos y se basará en una muestra de 42 grupos aseguradores, dos de ellos españoles: VIDACAIXA y MAPFRE. 

“Los escenarios abarcan una amplia gama de riesgos, incluidos los riesgos específicos del mercado y de seguros, lo que permite comprender mejor las posibles vulnerabilidades desde el punto de vista de la estabilidad financiera. Además de los escenarios adversos, se incluirá una investigación separada sobre las posibles implicaciones de los ciberriesgos”, se explica desde la autoridad comunitaria.

COMPARTIR