Recordaba el diario que la inversión en infraestructuras es una apuesta natural para las aseguradoras de Vida por cuando son proyectos a largo plazo, como los derechos adquiridos con sus clientes. Es una alternativa atractiva en el actual entorno de bajos tipos de interés.