BDS.- El Colegio de Abogados de Madrid e INESE han suscrito un acuerdo para desarrollar acciones formativas de mediadores en conflictos en materia de accidentes de circulación, con la realización de un curso específico ¿A quién va dirigido?

Paloma Robles.- El ‘Curso de mediación: aspectos generales y valoración de daños en accidentes de circulación’  está dirigido a profesionales especializados en responsabilidad civil en el ámbito de la circulación y en el sistema de valoración previsto en la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación que estén interesados en formarse en mediación de conformidad con lo previsto en la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles para que puedan actuar como mediadores especializados en el ámbito de accidentes de circulación.

El curso es semipresencial y tiene una duración de 100 horas. Consta de dos partes diferenciadas:

- Parte online con contenido teórico y práctico con una duración de 48 horas donde se abordará el contenido teórico con la ayuda de clases virtuales, pruebas de autoevaluación y casos prácticos.

- La parte presencial tiene una duración de 52 horas eminentemente prácticas. El objetivo de las mismas es el de facilitar la comprensión de los contenidos teóricos y entrenar a los alumnos como futuros mediadores especializados en accidentes de circulación.

Al finalizar la acción formativa, los alumnos que hayan superado la misma obtendrán el título de Mediador Civil y Mercantil especializado en Accidentes de Circulación que les habilitará para inscribirse en el registro oficial de Mediadores del Ministerio de Justicia.

 

BDS.- ¿Por qué la especificidad de la formación para accidentes de circulación?

Paloma Robles.- En el artículo 14 de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación se indica:

1. En caso de disconformidad con la oferta o la respuesta motivada y, en general, en los casos de controversia, las partes podrán acudir al procedimiento de mediación de conformidad con lo previsto en la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

2. Podrán ejercer esta modalidad de mediación profesionales especializados en responsabilidad civil en el ámbito de la circulación y en el sistema de valoración previsto en esta Ley, que cuenten con la formación específica para ejercer la mediación en este ámbito. El mediador, además de facilitar la comunicación entre las partes y velar porque dispongan de la información y el asesoramiento suficientes, desarrollará una conducta activa tendente a posibilitar un acuerdo entre ellas.

 

Para que la mediación tenga éxito en este campo, como en otros, los mediadores requieren estar bien formados y entrenados en estrategias, habilidades y técnicas de mediación además de poseer conocimientos en la materia

 

BDS.- ¿Por qué considera que los profesionales deben formarse en estos temas?

Paloma Robles.- Con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015 de reforma del Código Penal, desaparece la imprudencia leve como criterio de imputación por lo que tanto víctimas como aseguradoras se ven abocadas a conciliar en la vía civil donde los procesos son más largos y costosos. Veo en la mediación una vía extrajudicial de solución de conflictos ágil, flexible y menos costosa que permite a todas las partes en un siniestro quedar satisfechos.  Ahora bien, para que la mediación tenga éxito en este campo, como en otros, los mediadores requieren estar bien formados y entrenados en estrategias, habilidades y técnicas de mediación además de poseer conocimientos en la materia.

 

BDS.- ¿Qué valor tiene la mediación de conflictos respecto a otros sistemas de resolución?¿En cuánto pueden llegarse a reducirse los plazos de resolución?

Paloma Robles.- La mediación es un procedimiento, compuesto por una serie de estrategias y técnicas, mediante el cual las partes implicadas, con la participación y ayuda de un mediador imparcial e independiente, identifican, formulan y analizan las cuestiones en disputa, con el objetivo de desarrollar y proponer ellas mismas opciones o alternativas que les permitan llegar a un acuerdo que solucione el conflicto o mejore las relaciones entre las partes.

Sus principios informadores son: voluntariedad y libre disposición; igualdad de las partes e imparcialidad de los mediadores; neutralidad y confidencialidad.

Como ventajas podemos destacar que al ser un proceso voluntario, las partes trabajan con un enfoque colaborativo en el que alcanzar un acuerdo supone que ambas quedan satisfechas. Son las propias partes las que deciden la mejor manera de solucionar su conflicto, pudiendo adoptar decisiones creativas que permitan la continuidad de la relación dado el caso.

Una mediación puede iniciarse en el momento en que las partes lo deseen y al ser un proceso flexible y acomodado a las mismas, alcanzar un acuerdo puede ser cuestión de horas, afectando de forma directa a la reducción de costes económicos y emocionales.

Los acuerdos que se alcanzan en mediación tienen mayor índice de cumplimiento que los dictados por un juez y una vez elevados a público, son directamente ejecutivos.

 

Al ser un proceso voluntario, las partes trabajan con un enfoque colaborativo en el que alcanzar un acuerdo supone que ambas quedan satisfechas. Son las propias partes las que deciden la mejor manera de solucionar su conflicto, pudiendo adoptar decisiones creativas que permitan la continuidad de la relación dado el caso

 

“Sigue siendo necesario acometer actuaciones de divulgación de la mediación que faciliten su conocimiento”

BDS.- Como experta en la materia, ¿qué evolución han tenido los sistemas de mediación de conflictos en España? ¿Están suficientemente desarrollados?

Paloma Robles.- Nuestra Ley de Mediación es del año 2012 y devino de la trasposición de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles. Antes de publicarse la Ley 5/2012 de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, España ya gozaba de tradición en la utilización de la mediación para conflictos de familia. No obstante, la regulación en esta materia como en otras muchas, es distinta en cada comunidad autónoma y de ahí que la evolución o implantación sea diferente.

Personalmente, desearía que la evolución de los sistemas de mediación en España estuviese siendo más rápida. No obstante, como contrapartida y creo que va un poco con nuestro carácter, vamos con paso firme y decidido.

La mediación está conquistando cada vez mayores adeptos y estoy segura que es cuestión de muy poco tiempo, tal vez ligado a ese proceso de re-evolución que se aproxima, que antes de presentar una demanda ante una instancia judicial, haremos todo lo posible por resolver nuestro propio conflicto, buscando la ayuda de terceros pero manteniendo siempre la capacidad de participar y decidir.

 

BDS.- ¿Es necesario para su desarrollo el apoyo de instituciones sectoriales o profesionales? ¿Cuál es la posición de la administración respecto a su uso?

Paloma Robles.-  El pasado mes de agosto se publicaba un informe de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo sobre la aplicación de la Directiva 2008/52/CE sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles. En el mismo se indica que sigue siendo necesario acometer actuaciones de divulgación de la mediación que faciliten su conocimiento.

Se están realizando importantes esfuerzos por parte del Consejo General del Poder Judicial para dar a conocer la mediación a jueces y magistrados y cada vez son más los tribunales que realizan derivaciones con el objetivo de resolver asuntos por esta vía. Por su parte, el Ministerio de Justicia está presente y cada vez más en foros que tratan de dar a conocer la mediación como un proceso eficaz para resolver controversias.

Personalmente, defiendo que en materias susceptibles de ser resueltas a través de la mediación, como es el caso de accidentes de circulación, debería considerarse la obligatoriedad de que las partes acudieran a una sesión informativa en la que se les explicase en qué consiste la mediación y se les diese la posibilidad de resolverla por esta vía. Tenemos experiencias con muy buenos resultados en países de nuestro entorno, pero sin irnos más lejos, podemos tomar como ejemplo la actuación llevada a cabo por la Audiencia Provincial de Alicante.

Por otro lado, los abogados juegan un papel de vital importancia en la implantación de la mediación, ésta debe ser entendida e integrada como una herramienta que puedan ofrecer a sus clientes ante la posibilidad de resolver el conflicto de una manera más satisfactoria. La Directiva de mayo de 2008 dispone en el Considerando 25 que "Los Estados miembros deben alentar a que se informe al público en general de la forma de entablar contacto con mediadores y organizaciones que presten servicios de mediación. También deben alentar a los profesionales del Derecho a informar a sus clientes de las posibilidades que ofrece la mediación".

 

Personalmente, defiendo que en materias susceptibles de ser resueltas a través de la mediación, como es el caso de accidentes de circulación, debería considerarse la obligatoriedad de que las partes acudieran a una sesión informativa en la que se les explicase en qué consiste la mediación y se les diese la posibilidad de resolverla por esta vía

Experiencias en otros países

BDS.- ¿Qué puede aprender el mercado español de la experiencia de otros países en los que este sistema lleva más tiempo implantado?

Paloma Robles.- Por el momento que estamos viviendo los mediadores, creo que lo más interesante es analizar cómo consiguieron que se implantara, cómo crearon esa “cultura de mediación”.

Respecto a la obligatoriedad de acudir a ella en determinados casos específicos se da en cinco Estados miembros. Por ejemplo, en Italia, en Hungría y Croacia...

En otros trece se ofrecen incentivos financieros a la mediación mediante la reducción o el reembolso total de las tasas y costes de los procesos judiciales si se alcanza un acuerdo gracias a la mediación durante procesos judiciales suspendidos. Por ejemplo, en Eslovaquia.

El estudio del Departamento de Derechos de los Ciudadanos y Asuntos Constitucionales que se publicó hace ya dos años, recoge la opinión de un total de un total de 816 expertos de toda Europa y sostiene que únicamente introduciendo elementos de mediación obligatoria en los sistemas jurídicos de los Estados miembros se lograría un aumento del uso de este sistema alternativo de resolución de conflictos. En este sentido, huelga decir que el Parlamento Europeo apuesta seriamente por la mediación poniendo como ejemplo el modelo italiano, donde se optó por introducir elementos de mediación obligatoria y observa que ha generado resultados positivos siendo el único país de la UE con más de 200.000 mediaciones por año.

Noticias relacionadas

Acuerdo de colaboración de INESE y el Colegio de Abogados de Madrid para la formación de Mediadores en Conflictos en materia de accidentes de circulación

COMPARTIR