El presidente valenciano, Ximo Puig, ha anunciado en las Cortes Valencianas que la Generalitat iniciará “antes del verano” el proceso de negociación “definitivo” con la empresa concesionaria -en la que DKV controla el 65% de las acciones- para resolver su contrato de forma anticipada (la concesión finaliza en 2023), informa El Economista.

Puig insistió en que la Generalitat apuesta por la gestión pública directa de la Sanidad y que rescatará las concesiones sanitarias “a medida que vayan venciendo” o se den “determinadas situaciones que lo aconsejen”.

El Gobierno valenciano ha asumido desde el 1 de abril la dirección del Hospital de Alzira, que estaba gestionado por Ribera Salud. Además de la de Denia, quedan otras tres concesiones sanitarias: las de Elche y Torrevieja, gestionadas por Ribera Salud -vigentes hasta 2021 y 2015, respectivamente-, y la de Manises, por BUPA SANITAS -con contrato hasta 2024-.

COMPARTIR