En una sentencia hecha pública ayer sobre una cuestión planteada por un tribunal portugués, se precisa que el concepto de circulación de vehículos no puede dejarse a la apreciación de cada Estado miembro, sino que constituye un concepto autónomo del Derecho de la Unión, que debe interpretarse de modo uniforme.

El Tribunal de Justicia destaca que la extensión del concepto de circulación de vehículos, a efectos de la Directiva, no depende de las características del terreno en el que se utilice el vehículo y que incluye toda utilización de un vehículo como medio de transporte. A este respecto, el hecho de que el tractor estuviera inmovilizado en el momento en que se produjo el accidente no excluye, por sí solo, que el uso del vehículo en ese momento pueda estar comprendido en su función de medio de transporte y, en consecuencia, en el concepto de circulación de vehículos, en el sentido de la Directiva. Además, no es determinante a estos efectos que el motor estuviera o no en marcha en el momento de producirse el accidente.

No obstante, el Tribunal de Justicia observa que, cuando se trata de un vehículo que está destinado a utilizarse también, en determinadas circunstancias, como maquinaria de trabajo, debe determinarse si, cuando dicho vehículo se ve envuelto en la producción de un accidente, se está utilizando principalmente como medio de transporte –en cuyo caso este uso puede quedar comprendido en el concepto de circulación de vehículos, a efectos de la Directiva– o como maquinaria de trabajo, en cuyo caso el uso no se incluye en este mismo concepto.

El Tribunal de Justicia llega a la conclusión de que en las circunstancias del presente asunto el uso del tractor se vincula principalmente a su función como maquinaria de trabajo ―es decir, como generador de la fuerza motriz necesaria para accionar la bomba del pulverizador de herbicida del que disponía para esparcir el herbicida sobre las vides de la explotación agrícola― y no como medio de transporte. Por tanto, este uso no está comprendido en el concepto de circulación de vehículos, a efectos de la Directiva.

COMPARTIR