‘A.A.A.L.’.- ¿Qué balance realizaría sobre la evolución económica de la región en 2015? ¿Y la industria aseguradora, cómo se ha desempeñado hasta ahora?

Manrique SaborioMANRIQUE SABORÍO DORADO.- La evolución económica en Latinoamérica es de condiciones significativamente importantes y el sector Seguros en esta región del mundo es una de las actividades de mayor crecimiento, razón por la cual vemos con optimismo que este es un tema de mucha vigencia en la actualidad latinoamericana. Mire, por ejemplo, Costa Rica, que ha tenido un repunte sumamente importante con motivo de la ruptura del monopolio de seguros y que no ha dejado de crecer año a año.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuál es el pronóstico para las principales variables económicas en 2016? Y para el sector asegurador en Latinoamérica, ¿cuáles son las premisas y los riesgos asociados a esta industria desde su punto de vista?

MANRIQUE SABORÍO DORADO.- Específicamente en el ámbito asegurador, estimo que uno de los principales retos, premisas y riesgos asociados está con la modernización y mayor penetración de los seguros, especialmente los seguros de Vida, pues no hemos sido los latinoamericanos los más aceptos a esta línea de seguros, pese a que en la última década ha mejorado mucho. Debido a que entre las mayores experiencias de Latinoamérica están los seguros de Daños, entre los principales riesgos a controlar se encuentra el riesgo de fraude que, lamentable e históricamente, no ha sido atendido con la mayor diligencia, pese a que en los últimos años ha ido despertando un legítimo interés del sector asegurador por contener el impacto de esta problemática y especialmente cuando está asociada a otro problema lesivamente serio, como es la penetración del Lavado de Dinero en este negocio, lo cual ha representado todo un reto comprenderlo e implementarlo, especialmente en los seguros de Daños.

‘A.A.A.L.’.- ¿Y las principales oportunidades y amenazas en los mercados de Centroamérica y Panamá? ¿Y en lo relativo a la industria aseguradora?

MANRIQUE SABORÍO DORADO.- Centroamérica tiene desafíos muy profundos, especialmente en el triángulo del norte, esto especialmente en razón del impacto de los efectos del Crimen Organizado. Este tipo de problemática no deja de causar un impacto en las actividades socioeconómicas y de forma vinculante y específica al crecimiento del negocio de los seguros. Algunos países de Centroamérica están buscando los mecanismos de control efectivo del fraude a los seguros, que, como hemos señalado, está estrechamente vinculado al lavado de dinero. Panamá tiene un mercado asegurador desarrollado, pero con poca retención del riesgo; por su parte, Costa Rica es un mercado en constante crecimiento y con mayor retención del riesgo en virtud de los antecedentes históricos del extinto monopolio.

Delitos y fraudes en seguros

‘A.A.A.L.’.- ¿Cómo cree que ha evolucionado el fraude al seguro desde el inicio de la crisis? ¿Cree que ha remitido con el inicio de la recuperación económica?

MANRIQUE SABORÍO DORADO.- El fraude, y específicamente el de los seguros, constituye una actividad de constante transformación; es similar a las enfermedades, que mutan de manera constante, y, en ciertas circunstancias, impulsa de manera virulenta a algún sector de la sociedad a involucrarse, viendo además en la aplicación de los principios de la máxima buena fe que de manera excesiva y en el contexto de la competencia comercial aplican las compañías de seguros, la oportunidad de obtener dinero fácil. Ahora, en el presente, no podemos olvidar el vínculo y distorsión que el Crimen Organizado causa en los seguros a través del fraude y esto es indistinto de las crisis económica, que vendría a ser tan solo un elemento facilitador y motivador para reclutar “voluntarios”. El fraude a los seguros es una actividad de mucho crecimiento.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuál es el coste total estimado de estos delitos para la sociedad? Es decir, ¿Cuánto pagamos de más por culpa de los defraudadores?

MANRIQUE SABORÍO DORADO.- Uno de los problemas más complejos es lograr la unión de las entidades de seguros en la lucha contra el fraude y esta situación ha provocado que, a nivel local, en los países no se haya logrado el desarrollo de estadísticas más precisas sobre el tema. Con mucho pesar, vemos a muchas compañías de seguros “cuidando” cada una su porción de mercado y sin un interés declarado en combatir este tema de manera abierta, compartiendo la información de aquellos clientes que constituyen un mal riesgo moral de altas proporciones y que incluso, en algunos casos, han estado vinculados a las distintas modalidades de fraude.

Aunque no existen cifras precisas, esta problemática ronda del 25% al 35% o más en algunos casos; ahora, no es igual en todas las líneas de seguros, pues está claro que el seguro de automóviles es el auténtico dolor de cabeza de casi todas las compañías de seguros en el mundo, especialmente por las complejas formas de comisión que le es inherente, pero también tenemos otras líneas que, aunque de menor frecuencia, son de gran impacto.

‘A.A.A.L.’.- ¿Qué países de la región cometen mayores delitos al seguro?

MANRIQUE SABORÍO DORADO.- Es difícil en la actualidad indicar qué países en la región son los de mayor delito en el ámbito de los seguros, pero esta es una aspiración del Bureau Coordinador de Riesgos Asegurados, que ha nacido como una entidad preocupada por esta problemática y que tiene entre sus objetivos no solo atender de manera técnica el fraude a los seguros sino que se esforzará en estudiar, de forma preventiva y estratégica, el tema con el objetivo de brindar soluciones prácticas a las compañías de seguros.