La nueva emisión permite obtener un elevado tipo de interés situado en el 4,7% durante un plazo de 15 años del capital aportado.

“Al ser un tipo fijo durante el tiempo de vigencia, 15 años, el cliente evita el riesgo de posibles variaciones a la baja de los tipos de interés, con los efectos que conllevaría en el importe mensual de la renta”, se explica.

Características principales
Con la ‘Renta Vitalicia’ de Unnim, el cliente se asegura una pensión inmediata para toda la vida con tan sólo una aportación única inicial.

- La contratación puede hacerse para uno o dos titulares. En este caso, el cobro de la renta mensual se mantiene hasta la defunción de los dos titulares.
- Permite disponer en cualquier momento de su dinero en caso de necesidad.
- Al tratarse de un seguro de Vida, garantiza a los hijos o herederos la recuperación del capital contratado, con una reducción sobre el impuesto de sucesiones de 9.380 euros, aplicable a los beneficiarios que sean cónyuges, ascendientes o descendientes.

Ahorro de impuestos
Con la renta vitalicia, el titular se beneficia de un importante ahorro de impuestos, por lo que la renta neta percibida es sustancialmente más elevada que en los depósitos tradicionales. Este ahorro fiscal depende de la edad del cliente en el momento de la contratación del producto. A mayor edad, más beneficios fiscales obtendrá.

A partir de los 70 años de edad, al contratar este producto, el 92% de los pagos mensuales en la renta vitalicia están exentos de impuestos y sólo tributa por el 8% restante.

“En este caso, la retención fiscal por IRPF sería sólo del 1,68%, muy inferior a la retención que se realiza en un depósito tradicional (desde el 21%), por lo que el importe neto recibido en la renta es muy superior. La estabilidad de la cantidad de la renta mensual percibida adquiere ahora una especial importancia, teniendo en cuenta el aumento de las retenciones de los rendimientos del capital, que ha entrado en vigor a partir del 1 de enero de 2012”, aclara Unnim.

Este producto de ahorro previsión se puede constituir con una imposición a partir de 3.000 euros.