La guía, explican, nace con la vocación de lograr que las palabras que se utilizan en el documento de información de los seguros No vida sean más sencillas. Por ello, desde la patronal anima a sus integrantes a superar esta barrera lingüística. Entre los productos afectados figuran los seguros de Automóviles, Hogar, Salud o Decesos, sólo por citar algunos de los más extendidos.

"La elaboración de esta guía de buenas prácticas trata de situar al seguro en concordancia con los usos sociales y patrones de consumo actuales. La simplificación terminológica busca hacer el producto más accesible y sencillo de entender", explica el comunicado. En concreto, la guía incluye 51 términos susceptibles de ser reemplazados en los documentos de información sobre productos de seguros que editen las aseguradoras adheridas. Todas estas palabras han sido contrastadas con los consumidores por medio de encuestas y estudios, y posteriormente ha sido repartidas en tres grupos:

  • Términos técnicos que presentan una mayor complejidad y que, por lo tanto, se considera conveniente no utilizar. En su lugar, se explicará su significado con un lenguaje más accesible.
  • Términos técnicos empleados por el seguro que pueden reemplazarse fácilmente por palabras cotidianas o expresiones más familiares.
  • Términos técnicos que se propone sustituir por una breve descripción al no haberse encontrado una palabra alternativa en el lenguaje común.

El seguro da un paso más a lo que establece la Ley

La normativa exigirá, próximamente, estandarizar el formato del documento informativo de los seguros No Vida. Este prospecto deberá ponerse a disposición de los clientes antes de que adquieran el producto. En esta hoja explicativa se indicará, de manera clara y sencilla, las características del seguro para que la persona interesada en él pueda valorarlo.

Por ello, la implantación de esta medida ha sido considerada por parte de la patronal como una buena oportunidad para lanzar la Guía. Así, a través de la autorregulación, el seguro propone ir más allá de lo que establece la ley.  Aunque la adhesión a la guía es libre y voluntaria, el documento nace con un respaldo amplio dentro del sector. Ha sido suscrito en el momento de su lanzamiento por 38 aseguradoras pertenecientes a UNESPA. Estas compañías, juntas, representan un 55,17% del negocio asegurador.