Cedió la palabra a Francisco Marco, presidente de la Comisión de Seguros de Automóviles de UNESPA, que repasó la trayectoria de estos premios. “La primera edición se orientó a los jóvenes y a aquellos en fase de preconductor, por la importancia de la educación en los accidentes de tráfico. En el segundo año, se produjo un cambio profundo, fijándonos en cómo afectan las emociones a la conducción y en cómo mantener la concentración al volante. En esta tercera edición se mantiene el espíritu en la atención a los jóvenes porque son los futuros conductores. Si se educan bien desde el principio, mantendrán esa educación vial hasta el final. Pero, además, nos orientamos hacia las personas mayores por el envejecimiento de la población mundial y española”, explicó. El aumento del segmento poblacional de edad avanzada supone un incremento de la edad media de los conductores, lo que obliga a plantearse ciertos aspectos de la seguridad vial. “El porcentaje de personas mayores en la carretera pronto va a ser mayoritario. Esto exige un cambio porque la persona mayor, como peatón o como conductor, requiere que haya modificaciones. Las señales, semáforos, distancias de seguridad, etc., deben adaptarse a personas con capacidades reducidas para que tomen las decisiones oportunas al volante. Y se requiere la elaboración de estudios para revisar estos aspectos. Esto es lo que premiamos este año”, aclaró.

ATENCIÓN A MAYORES Y JÓVENES

Tras su presentación, Marco introdujo a los galardonados. El primer premio, dotado con 80.000 euros, recayó en el proyecto 'Estudio sobre la conducción y la seguridad vial en la población de conductores mayores de 65 años' (ECAM), de FESVIAL y Centro Zaragoza. José Luis de Miguel, representante de Centro Zaragoza, e Ignacio Lijarcio, de FESVIAL, expusieron los pormenores de este proyecto, centrado en las personas de edad avanzada. “El 17% de la población española tiene más de 65 años. En 2050, este colectivo supondrá el 33% de la población. Además, desde 2010, son el tramo de edad con más víctimas mortales por accidente de tráfico en España. En Europa, la tasa de mortalidad para mayores de 75 años es cinco veces superior a la media de la población”, precisaron. El proyecto ganador se plantea como objetivo “analizar las características de la accidentalidad y de las personas mayores, teniendo en cuenta tanto los aspectos de ingeniería como lo sociológico o la medicina”. Una vez recopilados estos datos, proponer soluciones y elaborar guías con recomendaciones para reducir la siniestralidad y difundirlas entre asociaciones de personas mayores, fabricantes de automóviles, administraciones, etc.

Después intervino Mar Cogollos, de AESLEME, asociación galardonada con el segundo premio, dotado con 60.000 euros. El proyecto 'Si controlas vuelves' es la segunda etapa de su tarea de concienciación entre los jóvenes, tras la campaña 'Te puede pasar', en marcha desde hace 23 años y desarrollada en colegios, institutos y centros de menores. En esta ocasión, se dirige a jóvenes de más de 16 años y el objetivo es concienciar a los preconductores acerca del consumo de alcohol y drogas con el fin de evitar que conduzcan bajo el efecto de estas sustancias. Las actuaciones se concretan en charlas con monitores en sillas de ruedas como consecuencia de un accidente de tráfico, quienes informan a los jóvenes acerca los efectos de alcohol y drogas, los motivos que inducen a beber, las tasas de alcoholemia, etc. Esto se completa con actividades realizadas con una gafas simuladoras de los efectos del alcohol, ayudando a comprender sus peligros.

El tercer premio -dotado con 40.000 euros- recayó en ASPAYM, por el proyecto 'Nunca es tarde: experiencia y prudencia”. Esta federación tiene su sede en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, donde ha detectado el importante peso del colectivo de 45 a 50 años entre los nuevos afectados por accidentes de tráfico. Estos datos han impulsado la preparación de este proyecto con el fin de “aprovechar el conocimiento y la experiencia de los mayores como conductores y peatones para identificar los riesgos e impulsar conductas de prudencia que reduzcan las siniestralidad de este grupo poblacional”, explicó Francisco Sarón. “El público objetivo son los mayores que experimenten deterioro fisiológico pero que no dejen de conducir, así como las personas con movilidad reducida”, añadió. Para ello se pondrán en marcha de jornadas dirigidas a este colectivo, en las que se aportarán folletos y guías.

La clausura corrió a cargo de varios miembros del jurado presentes en el acto, como Bartolomé Vargas, fiscal de la Sala de Seguridad Vial; Flavia Rodríguez Ponga, directora general de Seguros y Fondos de Pensiones; y María Seguí, directora general de Tráfico. El jurado de los premios se completó con Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid; el exciclista Pedro Delgado; y el exmotociclista Jorge Martínez Aspar.