El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha dado luz verde a la renovación del convenio entre la Gerencia Regional de Salud, UNESPA y el Consorcio de Compensación de Seguros para la asistencia sanitaria por parte de los servicios de emergencia a víctimas lesionadas en accidentes de tráfico. Este acuerdo, que da continuidad al anteriormente suscrito, tiene una vigencia desde 2017 hasta 2020.

Entre otras características del acuerdo se aplicará el principio de responsabilidad objetiva en el accidente, lo que supone que ya sea por la parte de las entidades de UNESPA o del Consorcio de Compensación de Seguros, se obligará al pago de las prestaciones sanitarias que se presten a los lesionados en accidentes de circulación, incluidos conductores, con independencia del responsable real y de acuerdo a las tarifas expresadas en el acuerdo, informa el diario Salamanca 24 horas.

Esto supone más agilidad, ya que en el caso de discrepancias al respecto del costo de la factura asistencial por parte de los servicios de emergencia, la decisión caerá en una comisión de arbitraje, lo que evitará la judicialización de los casos y un excesivo retraso en los cobros cubiertos por los seguros, en el caso de Sacyl.