La temporada de huracanes en EE.UU. finalizó el 30 de noviembre, y no se ha formado ningún huracán de gran importancia, esto mantendrá, explica Fitch en el comunciado, la presión sobre el exceso de los precios por catástrofes, en parte gracias a una capacidad excedente del crecimiento de los bonos de catástrofe y otras alternativas en reaseguro.

Una posible bajada de dos dígitos en los precios de las renovaciones de enero estaría en la línea con los descensos registrados en las renovaciones a mediados de 2013. La agencia de calificación también espera que sean más favorables los términos y condiciones para los compradores de reaseguro, incluyendo los límites de mayor tamaño y los acuerdos plurianuales.

MANTENDRÁN LA DISCIPLINA DE SUSCRIPCIÓN

No obstante, Fitch recuerda que otras regiones sí se han visto afectadas por catástrofes naturales este año, incluyendo tormentas de granizo y viento e inundaciones en Europa, Canadá y Australia. En estos casos, explica, los precios en las líneas de reaseguro afectadas deberían de subir, mientras que las líneas internacionales de catástrofes no afectadas tendrían que limitar los precios con una caída de un dígito. Esperamos que las reaseguradoras mantengan la disciplina de suscripción en 2014 y no incrementen la capacidad mucho más allá de los programas de catástrofe expuestos, ya sea en los EE.UU. o en el mercado internacional.

“Menores pérdidas por catástrofes se traducirán en mejores resultados operativos en 2013 para la mayoría de los reaseguradores. Sin embargo, los niveles de capital que ya son fuertes y una demanda limitada ponen de manifiesto que hay pocas oportunidades de utilizar el nuevo capital para generar un negocio adicional. Esto significa que las reaseguradoras es probable que aumenten la cantidad de capital que retornan a los accionistas a corto plazo”, concluye Fitch.