De acuerdo con un análisis de Reflexiones AXA, sustentado en dos mediciones de competitividad del World Economic Forum (WEF) y del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el desarrollo de la industria aseguradora impactaría positivamente alrededor de la mitad de los indicadores de dichos índices, lo que se traduciría en mayor competitividad para México.

Entre los datos, de los que se hace eco ‘Terra’, el desarrollo de la industria aseguradora mexicana impactaría positivamente en el 50% de las variables (es decir 56 de 111) del Reporte de Competitividad Global del WEF 2012-2013, que mide el potencial de crecimiento, prosperidad y productividad de 142 países. Asimismo, la realización del potencial del sector de seguros podría mejorar la calificación de México en un 48% de los indicadores (de 58 de 118) del Índice de Competitividad Internacional 2011 elaborado por el IMCO.

El cuaderno elaborado por AXA propone que el Programa Especial para Democratizar la Productividad (que lanzó el gobierno federal) establezca el papel estratégico que juegan los seguros en la democratización de la productividad, como promotores destacados de una mayor inversión en la economía y como mecanismos efectivos de protección de los mexicanos ante riesgos futuros.

"Las aseguradoras juegan un papel fundamental en el sistema financiero ya que destinan recursos al desarrollo de proyectos productivos y actividades que promueven el crecimiento económico, el progreso y el bienestar", explicó Xavier de Bellefon, presidente ejecutivo de AXA. El infirme explica la importancia de los seguros como una herramienta para cerrar brechas de desprotección. Los eventos catastróficos, como un cáncer, un desastre natural o un accidente vial, con frecuencia causan desequilibrio económico familiar e incluso pobreza. Además, son fuente de pérdidas y quiebra económica de pequeñas y grandes empresas.

Este tipo de eventos afectan a un alto número de mexicanos que se encuentran en una situación vulnerable. Por ejemplo, los accidentes viales han causado la muerte de alrededor de 166.000 personas en la última década y dejan un millón de lesionados cada año. Por su parte, las catástrofes naturales dañaron más de un millón de viviendas entre 2000 y 2010, subraya el documento.

Por eso, es fundamental poner en marcha acciones y programas de política pública que, a través de los seguros, ayuden a los mexicanos a recuperar su salud, su estabilidad económica y proteger su patrimonio. Para ampliar y fortalecer la protección de los mexicanos, es recomendable diseñar programas para promover e incentivar el uso voluntario de los seguros como política pública efectiva de protección y estabilidad económica, explica la aseguradora.

En este sentido, la compañía propone cinco soluciones para consolidar el papel de los seguros en el crecimiento económico y la protección de los mexicanos:

1. Proteger económicamente a todas las víctimas de accidentes viales.
2. Garantizar la protección de víctimas y sus familias en casos de responsabilidad civil.
3. Promover y cuidar el ahorro de mediano y largo plazo de los mexicanos
4. Impulsar asociaciones público- privadas de financiamiento y mitigación de riesgos para víctimas de catástrofes naturales.
5. Ante la nueva Ley, promover un marco regulatorio que facilite al sector asegurador preservar y ampliar sus inversiones en México.