Asimismo, se destaca que, para mejorar la detección y mitigación del fraude, los encuestados están divididos: mientras que algunos ven con optimismo el uso de herramientas innovadoras, como el machine learning, otros son más pesimistas porque la regulación sobre Protección de Datos limita mucho la capacidad de las aseguradoras de investigar el fraude.