La última edición del World Insurance Report 2017, publicado por Capgemini y Efma, muestra que cerca de un tercio (31,4%) de los más de 8.000 consumidores encuestados a nivel mundial señala que confiaba en este tipo de nuevas firmas para comprar sus productos y servicios de seguros, bien de forma exclusiva o bien en combinación con compañías tradicionales.

El informe destaca que las insurtechs responden directamente a las necesidades y preferencias de la denominada ‘Generación Y’ y de los consumidores con mayores intereses tecnológicos (tech-savvy). Son los segmentos que muestran una mayor inclinación a comprar otros productos a sus aseguradoras, convirtiéndose así en una importante fuente de ingresos potenciales. Eso sí, estos mismos segmentos tienden a ser menos leales, lo que obliga a las aseguradoras a potenciar los puntos de contacto digitales según las preferencias del cliente.

El informe no deja pasar por alto que en general los consumidores no están preparados para romper sus vínculos históricos con las aseguradoras tradicionales. La seguridad y protección contra el fraude (45,9%), el reconocimiento de marca (43,7%) y la interacción personal (41,6%) son las áreas donde las aseguradoras tradicionales obtienen mejor valoración. Además, un 39,8% de los consumidores responde que confía en su aseguradora, frente al 26,3% que confía en las insurtechs.

Colaborar con las insurtechs, la mejor opción para acelerar la innovación digital

Al igual que entre los consumidores, las insurtechs parecen calar también entre las aseguradoras, que están de acuerdo en las fortalezas complementarias que suponen modelos de colaboración solventes con esas entidades. De los más de 100 directivos de aseguradoras entrevistados en 15 países, la mayoría (75%) indica que el desarrollo de capacidades insurtech les ayudaría a satisfacer mejor las nuevas demandas de sus clientes. Además, un 52,7% coincide en que dichas capacidades les ayudaría a diseñar productos personalizados con mayor rapidez.

“Cada vez más los acuerdos de colaboración están siendo bien recibidos para afrontar el fenómeno insurtech. Estas empresas pueden ayudar a las aseguradoras tradicionales a superar obstáculos como la obsolescencia de los sistemas o procesos todavía intensivos en papel. Por su parte, las aseguradoras tradicionales pueden ayudar a las insurtechs a superar los retos propios de los recién llegados, como los altos costes de captación de clientes o la falta de experiencia en gestión de riesgos”, explica Jack Dugan, vicepresidente ejecutivo y director de la división de Seguros de Capgemini a nivel mundial.

“El sector asegurador se debe al gran consumo y debe adaptarse a las nuevas condiciones. Colaborar con las insurtechs es la mejor manera de cultivar y acelerar la innovación digital”, ratifica Vincent Bastid, secretario general de Efma.

 

Análisis avanzado, la capacidad emergente más importante para el sector

El informe sugiere a las aseguradoras que prioricen sus inversiones en innovación sobre la base de una estrategia de sinergias tecnológicas que les permita afrontar de una forma efectiva el interrogante que supone la innovación.

De momento, un 83% de las aseguradoras encuestadas cita el análisis avanzado como la capacidad emergente más importante en el sector  y más de un 60% de los ejecutivos cree que la inteligencia artificial, los dispositivos conectados y los robots para procesos automatizados son tecnologías emergentes muy importantes.

El estudio remarca que las capacidades útiles para un tipo de innovación a menudo resultan aplicables en otros ámbitos, por lo que es fundamental un análisis de los costes y beneficios de cada inversión. No cabe duda, se concluye, que la influencia del fenómeno insurtech aumentará con el tiempo, lo que obliga a las aseguradoras a responder de un “modo exhaustivo” en todos sus frentes de actuación.

COMPARTIR