“Pocos pueden asumir el riesgo necesario para organizar una competición de estas características, en especial si tiene las dimensiones del Mundial de fútbol”, a lo que añade que dada la extraordinaria magnitud del “mayor espectáculo del mundo”, “el seguro necesario es también espectacular”.

Cuando la FIFA anunció el conjunto de premios en metálico del Mundial 2018, ya se había reservado 134 millones de dólares solo para asegurar a los equipos cuyos jugadores se lesionasen, una cifra que supone más de la cuarta parte del premio en metálico ofrecido a las 32 selecciones participantes. Pero hay más.

En el Mundial de fútbol 2018, la lista de suscriptores de coberturas de riesgos incluye, además de la FIFA, emisoras, patrocinadores, compañías de viajes, líneas aéreas y comercios. En el Mundial de fútbol 2010, celebrado en Sudáfrica, LLOYD'S estimó en 9.000 millones de dólares el coste de asegurar la totalidad del acontecimiento, incluidos 4.800 para asegurar estadios e instalaciones de entrenamiento y otros 4.200 para asegurar otras oportunidades de negocio vinculadas al acontecimiento.

La principal diferencia entre el Mundial y otras competiciones asegurables, señala Furtschegger, es el valor de las selecciones. Antes del Mundial de 2014, LLOYD'S presentó un informe donde señalaba que la estimación del valor colectivo asegurable total de las selecciones participantes ascendía a 7.700 millones de euros (10.500 millones de dólares).

ALLIANZ colabora con varias selecciones nacionales, incluida la actual campeona, Alemania. A través de su filial en Rusia, además, ha suscrito una colaboración con el Gobierno para asegurar infraestructuras y estadios, así como programas de Responsabilidad Civil.