El documento, al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, confirma que “en el medio y el largo plazo, el proceso independentista abre oportunidades de cata a la creación de un estadio del bienestar más eficiente y sostenible”.

Así, entre otras afirmaciones, los economistas de la Generalitat, destacan que la tasa de sustitución de las pensiones es más baja en Cataluña que en el conjunto de España y ello “es un factor que ayuda a la sostenibilidad de un sistema de Seguridad Social catalán”. A esta sostenibilidad también ayuda el hecho de que la tasa de ocupación sea mayor que en toda España, lo que redunda en mayores ingresos.

De cara al futuro, dado que los factores de ingresos son más positivos (más cotizantes y con mayores ingresos) los economistas firmantes del informe consideran que “cabe esperar que un sistema propio de Seguridad Social tendría un balance mucho más positivo en Cataluña que en España”. Y añaden que “la autonomía de la gestión permitiría, de un lado, modular de forma más cerca a la realidad catalana el sistema de financiación y las cotizaciones sociales de las prestaciones de jubilación, y por otra, las políticas de protección de las personas en paro y su relación con las políticas activas de ocupación”.