Aproximadamente 50 compañías de seguros ofrecen actualmente algún tipo de cobertura independiente para este tipo de riesgos. Desde la agencia se advierte del carácter negativo que esta área podría tener sobre el perfil crediticio de las entidades.

Reconoce la agencia que los riesgos tradicionales y las expectativas de pérdidas sobre los mismos, como pueden ser los desastres naturales, están “bastante bien modelados y son conocidos”, pero los datos disponibles para el riesgo cibernético “está en su infancia”.

“Un ataque a una red eléctrica u otra infraestructura importante podría tener un alcance geográfico más amplio que un desastre natural o un ataque con bomba convencional, y la falta de precedentes pasados crea numerosas preguntas con respecto a las reclamaciones y coberturas. La relativa novedad de riesgo cibernético crea retos para las aseguradoras en cuanto a los términos de las pólizas y el establecimiento de precios”, afirma James Auden, director general de la agencia.

Matiza, en todo caso, la capacidad de las aseguradoras para “monitorear y evaluar los riesgos cibernéticos seguirá evolucionando a corto plazo, abriendo nuevas oportunidades para satisfacer la creciente demanda de los clientes”.

 

Las amenazas informáticas generan retos para las aseguradoras para proteger de forma segura los datos registrados

Ciberriesgos ciberriesgos ciberseguros Por otro lado, se destaca que la industria aseguradora, mucho más que otros sectores, se basa en gran medida en los sistemas de información, incluyendo dispositivos móviles, para gestionar y administrar sus operaciones diarias. Las compañías están expuestas a  riesgos operativos internos similares a los de sus clientes corporativos. “Las amenazas informáticas generan retos para las aseguradoras para proteger de forma segura los datos registrados, incluyendo información privada del cliente, así como para adaptarse y recuperarse ante cualquier interrupción en la cadena de negocio”, comenta Auden.

Por todo este, indica, “en esta etapa creemos que un crecimiento agresivo en este tipo de productos, o movimiento hacia una alta concentración de cartera en los riesgos cibernéticos, son factores negativos para las calificaciones. Las incertidumbres actuales sobre la suscripción, fijación de precios y reservas superan actualmente los beneficios potenciales del crecimiento”. Y concluye: “Un crecimiento controlado como parte de una cartera diversificada, junto con una mejora continuada en los estándares de suscripción, sería generalmente neutrales para las calificaciones”.

Noticias relacionadas

FERMA: la seguridad cibernética es un riesgo para toda la empresa

Las aseguradoras, principales objetivos de los ataques cibernéticos

Fitch ve en los seguros cibernéticos una oportunidad de crecimiento para el sector asegurador