“Todavía hay que sortear varios obstáculos, (...) como el impacto de toda la normativa reciente en la industria y los impuestos, la constante presión de precios en el segmento comercial que deriva de la fuerte competencia y el efecto desconocido que podría tener sobre la economía local la rebaja reciente de la deuda del Gobierno puertorriqueño”, indicó su gerente general, Ramón Ruiz-Comas. “Dado estos obstáculos, creemos que no es prudente entregar una proyección para 2014 en este momento”, matizó.

Por su parte, la aseguradora obtuvo un beneficio neto de 54,3 millones de dólares el tercer trimestre de 2013, sin variación respecto a los 54,0 millones obtenidos al cierre de 2012, aunque por debajo de sus expectativas. Por su parte, en el cuarto trimestre la empresa registró una pérdida neta de 1,7 millones, mientras que los ingresos cayeron un 2,49%, hasta los 588 millones.

“Los resultados trimestrales y anuales de la empresa estuvieron por debajo de las expectativas. El negocio comercial sufrió un uso inesperadamente alto de servicios preventivos (…). Asimismo, el negocio de cuidado médico administrado experimenta una reducción de las primas generales debido a que se han perdido afiliados, lo que refleja en gran parte una rotación laboral”, detalló Ruiz-Comas.