“Está el riesgo demográfico; no es solo en el caso español, toda la población mundial se enfrenta a tasas de supervivencias más altas. El segundo riesgo es la baja productividad de la economía española, que es como se financia las pensiones del futuro. Y por último, la alta volatilidad del empleo, ya que el mercado de trabajo está sometido a los ciclos de empleo; los creamos cuando crece, pero los destruimos cuando hay una crisis”, detalló.

“Hay que atacar estos tres temas para hacer una reforma en profundidad y con un desarrollo del sistema complementario de pensiones, tanto en el tercer pilar como con el segundo. Algo difícil en un entorno de fraccionamiento político y donde no se ha trasladado a los ciudadanos cómo está el actual sistema”, relató.

Se ha desaprovechado el seguimiento del Pacto de Toledo 

La falta de información a los ciudadanos fue también reprochada por Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco. “Los años van pasando y las reformas no se hacen, algunas se revierten, quizás por impulsos políticos y sociales, pero para que este debate sea asumido por la población hay que informarles. Hay que decir lo que no se ha dicho, decirles a los trabajadores actuales cuál es el ingreso futuro. Desde hace 8 años que salió la Ley, ningún gobierno ha cumplido este mandato”, comentó

Ambos coincidieron en varios puntos durante el debate como que, en un mundo que hablamos de transparencia y educación financiera, es obligatorio saber cuál va a ser la estimación de nuestros ingresos futuros. “Si esa pata, que es la de la información no existe, es un sálvame quién pueda y llegan los ajustes y la desesperación de la sociedad”, advirtió Martínez-Aldama. 

También coincidieron que lo que se había desaprovechado el Pacto de Toledo. “Los que no se han levantado de la mesa deberían haber firmado el acuerdo, ya que la unanimidad es imposible, pero lo que hay que hacer es llegar a un acuerdo mayoritario. El que se quede fuera que explique porque se queda fuera y el que se quede dentro que explique por qué lo hace, porque si no nos lleva a la inacción”, añadió el presidente de Inverco.

Productos claros y costes soportables

González de Frutos afirmó que “ha llegado el momento de que el sistema de apoye en varios pilares, no solo en uno, y que las empresas y los trabajadores se planteen cuál es el papel de los sistemas de ahorro jugarán en las generaciones futuras. Por ello, matizó que " los gestores deben tener bases para poder gestionar el ahorro, productos fáciles de entender, con una elevada calidad en la gestión que produzcan una rentabilidad que favorecer las pensiones futuras y a unos costes que efectivamente tiene que ser soportables".

Banco de España: “Si no se toman las medidas para reformar las pensiones serán los socios europeos los que lo hagan por nosotros”

Frente al importante reto de la sostenibilidad de las pensiones, Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, afirmó en la jornada de ayer que si no se hace nada y no se toman medidas “llegará una crisis y serán los socios europeos y los mercados financieros quienes nos obliguen a hacer una reforma”. El economista señaló que “el orden de magnitud del reto financiero va a requerir que combinemos todas las soluciones y vías de ajustes. Movilizar en los ingresos y recalibrar los gastos”.

También puso énfasis en que el sistema sea equitativo, desde el punto de vista intergeneracional: "No se trata de repartirnos el pastel entre los que ahora votamos, sino los que vienen detrás, pues esto afecta a muchas generaciones". Por ello, añadió. es necesario que los beneficios del sistema y los costes se repartan de manera equitativa. “Se trata de arreglar el tejado antes de que empiece a llover”, matizó.

Viviendas = rentas 

En cuanto a otras posibles soluciones y la necesidad de reforzar las características del sistema. indicó que los gastos e ingresos debe ser automáticos y habló de rentas más líquidas. “Hay que reforzar el sistema contributivo y para ello el papel del sector privado es esencial y podría jugar un papel más activo”, desarrollando innovación financiera que permita, en el caso de España, “transformar la riqueza inmobiliaria en capacidad de consumo corriente". "Hay un margen elevadísimo para el desarrollo de productos”, destacó.

Las pensiones, con ser un problema muy visible, son solo uno de los múltiples retos del envejecimiento poblacional, ya que afectará a la economía, a la política fiscal, a la política monetaria, a la productividad, a la participación en el mercado de trabajo y, en suma, plantea desafíos en muchas dimensiones. “Si hay posibilidades de cambiar el rumbo de la nave hay que hacerlo ya mismo”, cerró.