Pregunta.- ¿Cuáles son, a grandes rasgos, los retos a los que tiene que hacer frente el Reaseguro mundial en el panorama económico y social actual?

Horst Agata.- Una vez más la industria reaseguradora ha logrado absorber un año lleno de catástrofes naturales que sobrepasaron por su impacto todo lo que hemos vivido hasta ahora. El año 2011 fue sin lugar a duda el año con las mayores pérdidas económicas a las infraestructuras mundiales y el año con las mayores pérdidas aseguradas de terremoto en la historia. Nuestro sector fue capaz de enfrentar todas estas pérdidas sin sufrir alguna preocupación de un posible riesgo sistémico.

Es verdad que una compañía de (rea)seguros no es un banco. Nuestros productos y nuestros modelos de negocio son diferentes, nuestros riesgos son diferentes. Pero la crisis financiera mundial también tendrá su impacto en nuestro sector. Los futuros riesgos financieros y operativos pueden tener un impacto mucho más grande que las últimas catástrofes naturales. Por otro lado, el capital del reaseguro será muy importante en un entorno de una regulación nueva como Solvencia II.

Pregunta.- Solvencia II será durante estos años uno de los desafíos del mercado asegurador. ¿Qué opinión les merece la regulación? ¿En qué puede beneficiar la futura normativa al Reaseguro? ¿Y perjudicarle?

Horst Agata.- En el futuro esta directiva europea se podría convertir en un estándar mundial para que las compañías de seguros se centren en la gestión de riesgos que enfrentan su organización. Para las aseguradoras esto será una verdadera oportunidad para mejorar su rendimiento de capital y su eficiencia operativa. El mundo financiero está observando cómo dentro de la Unión Europea se transforma la industria de seguros mediante instrumentos basados en el riesgo para mejorar la protección de los asegurados y al mismo tiempo la de los accionistas de las aseguradoras. Solvencia II será un catalizador para la transformación del sector asegurador debido a que los efectos que tendrá su aplicación en las compañías se extenderán más allá del puro manejo de la solvencia.

Es un modelo complejo que requiere toda nuestra atención porque tarde o temprano los cambios tendrán un profundo efecto estratégico en el desenvolvimiento de nuestros mercados y provocará una revisión de los modelos de gestión tradicionales. Se considera la posibilidad de fusiones y adquisiciones, incentivadas por la necesidad de modificar la estructura de las carteras, en la búsqueda de un negocio suficientemente diversificado, procurando un equilibrio de riesgos y resultados técnicos.

Pregunta.- ¿Qué objetivos cree que debería marcarse el mercado asegurador Latinoamericano? ¿Qué países considera que lograrán mayor expansión? ¿Cuáles son más atractivos para el Reaseguro?

Horst Agata.- Todavía falta reforzar la regulación en muchos países de Latinoamérica. Por ejemplo, en México, Chile y Colombia se han hecho grandes progresos. En general todos los mercados latinoamericanos son atractivos, sobre todo, por su muy baja penetración de seguros en el PIB de sus países respectivos. Aún quedan por desarrollarse muchas líneas de negocios; entre ellas, destacan el seguro de auto, casa habitación, responsabilidad civil, ingeniería, transporte, agro, salud y vida.

Por su parte, los países que destacan por su tamaño, así como por su posible crecimiento y expansión en la actualidad serán México, Brasil, Colombia, Chile y Perú.

Pregunta.- En cuanto a innovación y tecnología, ¿cómo se está desarrollando el mercado asegurador latinoamericano al respecto? ¿Cuáles son las nuevas necesidades del mercado?

Horst Agata.- Aunque hemos visto grandes avances durante los últimos años, siento que respecto a la innovación y la tecnología todavía podemos mejorar mucho en esa aérea. Será muy importante mejorar los métodos de comercialización y crear productos nuevos adaptados a las necesidades de nuestros clientes. El tema de los microseguros necesita desarrollarse mucho más todavía. Vivimos en tiempos de grandes incertidumbres pero también en tiempos de muchas oportunidades de negocio y con un gran futuro para un sector, sin embargo, muy poco desarrollado en Latinoamérica.