Según los datos de la Seguridad Social de 2016 a los que ha tenido acceso Europa Press, el déficit es especialmente acusado en Andalucía, Cataluña, Galicia, Castilla y León y Valencia. Andalucía supera los 5.500 millones de déficit y Cataluña roza los 5.000, de tal manera la primera sólo podría pagar el 69,73% de sus pensiones con lo que ingresa por cotizaciones y la segunda, el 78,56%.

En el otro lado de la balanza se encuentran Madrid y Baleares y cabe destacar que el superávit de la primera ha disminuido desde 2014, ya que entonces fue de 731 millones de euros y durante el pasado ejercicio se situó en 224 millones, después de restar a los 17.681 millones de euros de ingresos, los 17.457 millones que gasta en pensiones.

Baleares, por el contrario, ha mejorado su saldo positivo que, al cierre de 2016 era de 197,58 millones de euros, frente al excedente de 114 millones que registró hace dos años. Esta autonomía ingresa por este concepto 2.474 millones y gasta en pensiones 2.278 millones.