A pesar de que la ley ha establecido como fecha límite para la migración a los instrumentos en formato SEPA el próximo 1 de febrero del 2014, TIREA empezará a funcionar, en modo piloto, en septiembre de este año.

Esta norma persigue la armonización de los sistemas de pago a nivel europeo estableciendo un sistema único para todos con independencia de los países de origen y destino. De esta forma se asegura que, dentro de la eurozona, todos los pagos que se realicen en euros se considerarán internos desapareciendo la distinción entre pagos nacionales y transfronterizos.

Algunos de los cambios más importantes introducidos por la Ley SEPA son, entre otros, la obligatoriedad de un identificador único de cuentas mediante el código IBAN; nuevos mecanismos de generación de adeudos entre empresas (modalidad B2B); y nuevos formatos XML ISO 20022 que reemplazan a los formatos locales en cada país.  Las entidades financieras ya están utilizando los nuevos formatos XML que serán los únicos que se podrán utilizar a partir de febrero del próximo año.