luis_m_uranga1# Nuestra sede en el país de destino: ¿el tamaño importa?

Uno de los principales motivos por los que las empresas puntocom tienen mayores facilidades para internacionalizarse es que no necesitan una gran inversión en infraestructuras, reduciendo considerablemente el esfuerzo económico inicial. Sus instalaciones pueden pasar al inicio por un home office para más adelante integrarse en un business center compartido y quizás en un paso final abrir oficinas propias con plantillas más extensas.

2# Elige bien tu equipo humano

Una de las claves del éxito será, sin duda, la persona que se responsabiliza del proyecto en destino. La búsqueda de un buen profesional es por ello una de las tareas más importantes; no basta con conocer a una persona que esté dispuesta a vivir en el país o algún conocido del sector, sino que debemos estar seguros de que, entre sus habilidades humanas, la comercial tiene un contenido muy importante, así como la de gestión de equipos humanos, si es que la filial va a crecer en personal. Es vital que esta persona tenga las características profesionales de un directivo del sector puntocom, con un perfil internacional, con idiomas, orientado a la innovación y abierto a la deslocalización. Un equipo que combine un expatriado con un local suele ser lo más recomendable, de forma que coincida la idea que tiene la empresa de su negocio con el conocimiento del mercado de las personas locales.

3# Aprovecha el dinamismo de una empresa joven y atrevida

Start-up es sinónimo de emprendimiento y atrevimiento. Aquellos empresarios que deciden crear una start-up son personas que no tienen miedo al fracaso y que arriesgan por aquel proyecto en el que creen. Es por ello también que son un perfil de empresa que no tiene miedo a innovar y a dar un paso hacia adelante. La internacionalización es una decisión meditada, pero cuando se trata de start-up es un paso casi obligado para triunfar.

4# No intentar replicar literalmente el mismo modelo de negocio de la matriz

Intentar aplicar, literalmente, el mismo modelo de negocio en el país de destino es un error. Cada mercado cuenta con sus peculiaridades. Este es un aspecto clave a tener en cuenta para aquellas start-ups que quieran internacionalizarse, por lo que es posible que en algunos casos tengamos que “tropicalizar” el servicio o producto y adaptarlo al estilo en cuestión.

5# Marca una estrategia fiscal optimizada

La parte fiscal es una de las más importantes a tener en cuenta en el momento de internacionalizarse. Es por ello esencial contar con un partner especializado que nos ayude en este aspecto. Analizar el modelo de negocio es vital en algunos casos para ver cómo diseñaremos la estrategia fiscal en cada caso, si nos interesa mantener la facturación en el país de origen a usuario final y crear filiales que sean gestoras de cobro y promotoras comerciales. Para ello, la principal recomendación es realizar estudios de precios de transparencia y definir adecuadamente los contratos, para evitar riesgos ante inspecciones fiscales.

6# Controla bien la gestión de los aspectos legales

Las gestiones legales y tributarias en el proceso de internacionalización es uno de los aspectos más complejos en el momento de dar el salto al exterior. Los términos y condiciones de una web, los contratos on line y la protección de datos son aspectos que cada país tiene definidos de forma muy diferente. Por ello es recomendable contar con un asesor experto que pueda encargarse de la gestión de todos los temas más burocráticos y poder así dedicar más tiempo al desarrollo del propio negocio. 

7# Concibe la internacionalización desde el inicio

Es muy importante que las start-ups ya se conciban desde el inicio con una idea internacional, es decir, que durante el proceso de creación de la empresa la internacionalización sea una de las claves para el desarrollo de nuestro negocio. Plantea tu estrategia de negocio teniendo en cuenta la internacionalización como uno de los factores clave.

8# El aspecto cultural es clave

Finalmente, debemos tener en cuenta que el aspecto cultural es uno de los factores más importantes que, a veces, puede suponer una barrera e impedimento en nuestro proceso de internacionalización. Conocer bien la cultura y la manera de hacer del país de destino ayudará a entender mejor sus procedimientos y evitar posibles errores y malentendidos. 

 

COMPARTIR