Según ‘Diario Financiero’, la idea es que “finalmente el cliente sienta que está pagando para estar tranquilo, que en el proceso de fusión/adquisición no habrá otro tema más que el de la propia operación”, explica Cristián Velasco, gerente general de la corredora. El ejecutivo agrega que dada la sofisticación del producto, este comienza a operar en los mercados desarrollados, para luego ser introducido en economías emergentes.

Velasco señala que “al comprar o vender una compañía, el contratar una póliza de seguros de garantía e indemnización es clave para llegar a buen puerto en la transacción. La póliza ampara al vendedor ante potenciales garantías subyacentes de la operación y, del mismo modo, el comprador ya no tendrá que preocuparse por la solvencia de las garantías o posibles problemas con las entidades que eventualmente se vayan a liquidar después de completar la transacción”.

En cuanto la vigencia que tendrá la póliza, explica que puede extenderse hasta por seis años tras concretada la operación. Y respecto de sus coberturas, estas pólizas protegen frente a los daños causados por incumplimiento del contrato o eventual incumplimiento de una garantía o indemnización, más los gastos de defensa legales.