‘Actualidad Aseguradora América Latina’ (en adelante ‘A.A.A.L.’).- Desde que está al frente de la CNseg, ¿Cuáles han sido las principales medidas tomadas bajo su gestión?

Marcio Coriolano.- Tenemos dos grandes retos al frente de la CNseg: el primero es continuar el excelente trabajo realizado por las gestiones anteriores. Para lograrlo, nos centramos en mantener un equipo de alto nivel profesional, mejorando nuestro programa de evaluación de desempeño que busca valorizar adecuadamente a nuestros colaboradores. También hicimos algunos cambios en la estructura organizativa de la Confederación con el propósito de distribuir las responsabilidades de una manera más eficiente y agilizar el proceso de toma de decisiones. El segundo es elevar el sector de seguros al lugar que le corresponde en función de su tamaño e importancia. Somos uno de los mayores contribuyentes de impuestos solo al considerar las primas, cuya cifra es superior al 6% del PIB brasileño. Ese aspecto muchas veces no lo tienen en cuenta los legisladores que formulan las políticas públicas y, por ese motivo, tenemos que difundir esa información y hacernos oír. Por tanto, hemos fortalecido nuestro equipo de la oficina de Brasilia para tener más agilidad y eficiencia en la relación con los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuáles son las metas y objetivos principales marcados por CNseg hasta finales de año? ¿Y para 2017?

Marcio Coriolano.- Durante el primer semestre de 2016 elaboramos nuestra planificación estratégica referente al trienio 2016-2019. En ese trabajo identificamos siete temas que guiarán las acciones que realizaremos a lo largo de ese período. En este sentido, conformamos varios equipos con nuestro personal interno que se encargarán de la ejecución de esas actividades. Es importante destacar las iniciativas con relación a la Educación en Seguros, como el lanzamiento de una serie de folletos en los que presentamos una serie de conceptos que son importantes para que nuestros formadores de opinión comprendan mejor nuestro sector; al consumidor, con el ciclo de coloquios dirigidos a los órganos de protección al consumidor; a la distribución de nuestros productos, ya que tenemos que superar el reto de hacer que los seguros lleguen a los estratos menos favorecidos de nuestra población y difundir la utilización de medios digitales; la búsqueda de una agenda regulatoria más parsimoniosa, acorde con el momento económico del país y una gran inversión en comunicación, para ampliar la presencia de la CNseg en los distintos canales de los medios de comunicación.

‘A.A.A.L.’.- Este año, en julio, se ha cumplido 65 años de existencia de la organización. Echando la vista atrás, ¿cómo ha evolucionado y cambiado estos años? ¿Y el mercado asegurador brasileño?

Marcio Coriolano.- Como no podía ser de otra forma, nuestra organización ha pasado por una gran transformación a lo largo de su historia. Tal vez el cambio más destacado durante estos años fue constituir las federaciones sectoriales (2007) y la propia CNseg (2008). De esta manera, cada federación puede concentrar sus esfuerzos en debatir asuntos y plantear propuestas específicas para su segmento, correspondiendo a la CNseg coordinar las acciones relacionadas con los temas que afectan a más de un segmento. En paralelo, se observó en el mercado asegurador brasileño un desarrollo expresivo, sobre todo después de la estabilización económica y de la implementación del Plan Real (1994). Otro importante hito ha sido la apertura del mercado brasileño de reaseguros (2007) como una iniciativa destacada en ese período.

Claves de funcionamiento de la CNseg

‘A.A.A.L.’.- La CNseg es una federación muy activa a nivel informativo, formativo y de comunicación con sus asociados, ¿cómo está organizada y qué papel tienen cada uno de los departamentos que la forman? ¿Qué agenda en cuanto a formación y seminarios tiene marcada hasta final de año?

Marcio Coriolano.- Nuestras actividades están segregadas entre las diez superintendencias diferentes que se ocupan de las actividades relacionadas con la evaluación de asuntos jurídicos y legales que involucran a la Confederación y sus asociadas, así como la promoción de nuestros eventos; el análisis y seguimiento del ambiente regulatorio; el seguimiento de la conducta de mercado; la divulgación de estadísticas de mercado y la realización de estudios específicos en los que la CNseg y sus asociadas tienen interés; la oferta de servicios y soluciones compartidas a las asociadas; comunicación institucional, además de actividades internas de la propia confederación, como recursos humanos y los departamentos de personal, tesorería y control, y contabilidad. Las Superintendencias Jurídicas y de Eventos se reportan a dos departamentos diferentes. Las demás Superintendencias responden directa e indirectamente a la Dirección General Ejecutiva.

Los tres departamentos tienen como misión establecer las directrices para la ejecución de la planificación estratégica de la Confederación e informan a la Presidencia. Las decisiones se toman en el ámbito del Comité de Gestión de la CNseg
–formado por el presidente y tres directores– en sus reuniones semanales. Se reportan, aunque indirectamente, a la presidencia: la Asesoría de Prensa y la Dirección de Relaciones Institucionales, responsable de las relaciones con los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

La conducción de los asuntos internos de la Confederación se discute en el ámbito del Comité Operativo, en sus encuentros semanales. Este Comité está conformado por el Director General Ejecutivo y por los diez superintendentes. 

Con relación a los eventos, destaco la realización del Seminario de Controles Internos & Compliance, Auditoría y Gestión de Riesgos, el 23 de septiembre; el Seminario de Prevención y Combate al Fraude, el 28 de septiembre; y la Conferencia de Protección al Consumidor de Seguros, el 29 de septiembre. Todos estos eventos se llevarán a cabo en São Paulo. En octubre realizaremos el Coloquio de Protección al Consumidor de Seguros, 18 y 19, en Manaus. En noviembre tenemos programadas las siguientes actividades: la reunión Insurance Service Meeting, entre los días 3 y 6, en Campinas; el Encuentro de Seguro Garantía para Órganos Públicos, el día 8, en Brasilia, y el Evento sobre Lucro Cesante, el 9, en São Paulo. Por último, en diciembre, el día 15, haremos la entrega del Premio Antônio Carlos de Almeida Braga de Innovación en Seguros, en Río de Janeiro.       

‘A.A.A.L.’.- Uno de los principales puntos que se había marcado la CNseg fue poner en marcha el Programa de Certificación Profesional, ¿por qué se hacía necesario este programa y cuál ha sido su implementación?

Marcio Coriolano.- Entendemos que uno de los roles que tenemos es el de fomentar el perfeccionamiento técnico de los profesionales de nuestro mercado. El Programa de Certificación Profesional es una de las iniciativas en esa dirección y nace de la percepción de que hay una brecha en la formación de profesionales, quienes muchas veces aprenden las particularidades de nuestro mercado en el día a día de sus actividades. Esto no quiere decir que no estén técnicamente capacitados, sino que la certificación es un instrumento importante para evaluar y consolidar los conocimientos. Como se trata de un modelo reciente ahora se encuentra apenas en su segundo año, pero estamos analizando con mucha atención los resultados obtenidos y la aceptación por parte de los profesionales de nuestro mercado con el propósito de mejorar ese modelo. 

Aumentar los requisitos de capital, digitalización y salud suplementaria

‘A.A.A.L.’.- Usted además ha sido exsuperintendente de seguros. Entre los retos del mercado están las nuevas reglas más restrictivas, a través de nuevos requisitos de capital, ¿está el mercado brasileño preparado para hacer frente a estos requisitos?

Marcio Coriolano.- Sí, el mercado ha participado activamente en las discusiones con la Superintendencia de Seguros Privados (Susep) en temas relacionados con la solvencia de las empresas. Esta cercanía permite que los cambios se produzcan sin grandes sorpresas, lo que da tiempo para que las empresas puedan adaptarse. Por otro lado, es importante tener en cuenta que todo este proceso, cuando se inició en 2006, tenía como telón de fondo otro escenario económico en el país. De esta manera, es necesario sensibilizar al órgano regulador con relación a la conveniencia de aumentar esos requisitos en un momento como este. Por supuesto que queremos nuestras empresas se encuentren suficientemente capitalizadas para cumplir con los compromisos asumidos, pero entendemos que a lo largo de estos años ya se ha exigido mucho de las empresas en términos de capital y de mejora de sus procesos de gestión de riesgos, por lo que estos últimos ajustes previstos pueden esperar y aplicarse en un momento más apropiado. No consideramos que una pausa en este momento pondría al mercado en una situación indeseada de solvencia; por el contrario, eso ayudaría a que el mercado recuperase su trayectoria de crecimiento.

‘AAAL’.- ¿Qué otros desafíos normativos ha de afrontar el seguro brasileño?

Marcio Coriolano.- Me gustaría destacar dos aspectos: el primero es la necesidad de modernizar nuestra normativa para permitir una mayor utilización de los medios digitales en la relación con los clientes. Las reglas no han evolucionado tan rápido como la tecnología, lo que es natural, pero llegó el momento de reducir esa brecha. Las aseguradoras necesitan tener seguridad para invertir y ofrecer soluciones que tengan amparo legal y regulatorio. Esta es una condición necesaria para ampliar nuestra base de clientes.

El segundo aspecto se centra en el marco regulatorio de la salud suplementaria. Es necesario volver a discutir el modelo actual, que está agotado y no responde a las expectativas del consumidor. Esto es de vital importancia para un segmento que tiene un gran potencial para llenar un vacío dejado por el Estado y que no tiene la capacidad de atender adecuadamente a la población. Este nuevo modelo debe pensarse teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, así como la incorporación de nuevos procedimientos y su impacto en la inflación médica, y un nuevo modelo de remuneración de los prestadores de servicios. Tenemos un gran trabajo por delante que tiene que afrontarse con mucha seriedad y voluntad política.

‘A.A.A.L.’.- Uno de los puntos sobre los que más trabaja la CNseg es impulsar entre la sociedad una mayor cultura aseguradora, ¿cómo se puede potenciar más la penetración de productos aseguradores entre la sociedad? ¿En qué medida es necesario crear incentivos fiscales y medidas legales para el desarrollo del seguro en el país?

Marcio Coriolano.- Estoy convencido de que el camino pasa a través de la inversión en la educación en seguros. La población en general conoce poco sobre este segmento y sobre la amplia gama de soluciones dirigidas a proteger el patrimonio de personas y empresas que estamos aptos a ofrecer. Por ese motivo, uno de los primeros énfasis previstos en nuestra planificación estratégica que empezamos a desarrollar fue justamente la educación en seguros.

Los incentivos fiscales son importantes para situaciones específicas, en especial para los productos de más largo plazo, pero tienen un poder limitado para impulsar el desarrollo del segmento en su conjunto. 

‘A.A.A.L.’.- ¿Cómo se dibuja el panorama del negocio de coberturas de Daños para infraestructuras en el país después del Mundial de fútbol y de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro?

Marcio Coriolano.- Hay una gran expectativa para que se reanuden las inversiones en infraestructura en el país. Con seguridad, el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos fueron importantes, pero la mayor parte de las inversiones se dio en las ciudades donde se realizaron esas competiciones.

Hemos debatido con el Gobierno una ampliación de los límites de garantía de las pólizas, lo que también puede impulsar este importante segmento. El mercado tiene capacidad para absorber estos riesgos. 

La resiliencia del sector asegurador

‘A.A.A.L.’.- Actualmente el país se encuentra lastrado por una desaceleración económica, ¿cómo está afectando a la actividad aseguradora? ¿Seguirá creciendo el sector?

Marcio Coriolano.- El mercado de seguros creció, hasta 2014 a un ritmo muy acelerado, lo que hizo que las primas llegaran a representar el 6% del PIB brasileño. Sin embargo, en 2015 el crecimiento real fue prácticamente nulo, lo que en comparación con otros sectores de la economía puede considerarse un desempeño bastante bueno. Con el escenario de 2016, que aún registra deterioro, notamos una mayor retracción en el primer trimestre, pero en el segundo trimestre fue un poco mejor, pese a que la recuperación todavía tardará un poco más en términos reales. Todo este movimiento muestra la resiliencia de nuestro sector y su importancia dentro de la economía brasileña. No tengo ninguna duda de que el crecimiento pronto mostrará señales de recuperación.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuál ha sido el resultado del mercado asegurador en este último semestre del año? ¿Qué previsiones tienen para el cierre del ejercicio?

Marcio Coriolano.- Todavía no tenemos las cifras del primer semestre en relación a la salud suplementaria, que representa en torno al 40% de nuestro mercado. Teniendo en cuenta los otros segmentos (seguros generales, seguros personales, fondos privados de pensión y capitalización), registramos un crecimiento del 6,4% en términos nominales en el primer semestre de 2016. Al descontarse la inflación del período, observamos una retracción del 2,3% en el mismo período. Nuestra expectativa apunta a que el crecimiento superará –entre 1% y 2%– la inflación de 2016.

‘A.A.A.L.’.- En No Vida, el seguro brasileño ¿ha dejado de ser un mercado emergente para ser un mercado maduro? ¿Y en Vida, están ganando cuota de mercado?

Marcio Coriolano.- No considero que seamos un mercado maduro. La penetración del Seguro, sea en el segmento de Vida como en el de No Vida, todavía es muy baja, pero compatible con un país de ingresos medios, como lo es Brasil. Incluso en los segmentos más consolidados, como el de seguros de automóviles, por ejemplo, aún hay un gran espacio para el crecimiento, ya que menos del 30% de la flota brasileña está asegurada.

En el segmento de Vida, los productos relacionados con los fondos de pensión han tenido un buen desempeño, mostrando que hubo un crecimiento real en 2015 y también en el primer semestre de 2016, a pesar de un primer trimestre de retracción.

‘A.A.A.L.’.- ¿Qué productos están teniendo mayor penetración entre la sociedad brasileña? ¿Hay que profundizar más en otros canales? ¿Y en cuanto a los micro seguros?

Marcio Coriolano.- Los productos de salud suplementaria son los que tienen más penetración, alcanzando aproximadamente el 35% de la población brasileña. Dentro de los productos masivos es destacable el seguro de automóviles.

El “bancassurance” es muy importante en Brasil, pero en función de su extensión territorial y del perfil de ingresos de la población tenemos que desarrollar un canal digital para impulsar el segmento. Los seguros inclusivos todavía no alcanzan su potencial en Brasil. Hay algunos ajustes normativos que pueden impulsar estos productos, pero sin duda su distribución constituye un gran reto.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuáles son los riesgos emergentes a los que tiene que hacer frente el mercado (digitalización, envejecimiento poblacional, cambio climático, etc.)?

Marcio Coriolano.- El mercado asegurador brasileño sigue atentamente los debates sobre estos temas a nivel mundial y busca ofrecer soluciones adecuadas a los denominados riesgos emergentes, los que, en mi opinión, ya se pueden considerar actuales. Es importante tener en cuenta que las soluciones encontradas en otros mercados no son directamente aplicables en Brasil, ya sea por impedimentos legales, regulatorios e incluso culturales. Corresponde al asegurador, al corrector de seguros, al reasegurador y al órgano regulador tratar y encaminar de manera asertiva estos temas, buscando ofrecer un amplio abanico de productos de protección a los consumidores brasileños, teniendo en cuenta sus particularidades y preferencias.