La firma desplegó una unidad móvil, dotada con taller de campaña y dos técnicos especialistas en cristalería, para atender a los usuarios y clientes de las zonas afectadas, que se localizaban en su mayoría en una urbanización en La Virgen de la Vega, cerca de la población de Alcalá de la Selva.

“De esta manera –se explicaba- se dio apoyo a la estructura de Carglass  en la provincia de Teruel, que es atendida normalmente desde los centros de Zaragoza y Valencia con talleres móviles, dada la dispersión geográfica y baja densidad de su población. Debido a la intensidad y violencia de las tormentas de granizo registradas en esta zona de Teruel el 21 de agosto, la totalidad de los servicios fueron de sustitución, ya que no fue posible la reparación en ninguno de los casos, dada la gravedad de los daños causados”.