El grupo germano explica estas cuentas por la mejora en sus resultados de suscripción y por unos ingresos por inversiones que han sido significativamente mejores.

“Estamos muy satisfechos con estos resultados. Destacan la rentabilidad del grupo y todo su potencial de creación de valor”, valora Herbert K. Haas, director ejecutivo de TALANX. “Asumiendo que no se produzcan movimientos adversos en los mercados de capitales, y siempre que la carga por grandes siniestros se mantenga dentro de nuestras expectativas, esperamos para el conjunto de 2012 un volumen de primas brutas del orden de 26.000 millones y un beneficio neto ligeramente superior a los 600 millones”, anticipa.

Recuerda, además, que la intención del grupo es distribuir entre un 35% y un 45% de los beneficios en forma de dividendo. “Nuestro objetivo para este año es hacer un pago que esté en el extremo superior de esta previsión”.