Las cifras así lo confirman: el resultado consolidado aumentó en la primera mitad del año un 28,9%, hasta 401 millones, y el beneficio operativo (EBIT) mejoró un 4,8% respecto al mismo periodo del año anterior, quedando en 1.100 millones. Además, el ratio combinado de No Vida (incluyendo negocio de seguros y de reaseguros) fue del 96,8% (96,4% en junio de 2015).

En cuanto a los ingresos, el volumen de primas brutas se mantuvo estable en moneda local, aunque los efectos adversos de las divisas reducen la facturación en un 2,4%, hasta 16.400 millones.

Estamos ampliamente satisfechos con la forma en que nuestra empresa se ha desarrollado durante la primera mitad de 2016 y somos optimistas sobre el logro de nuestros objetivos anuales”, afirma Herbert K. Haas, presidente del Consejo de Administración de TALANX. “En nuestras operaciones en líneas industriales y en venta al por menor en Alemania seguimos evolucionando con diligencia. Estamos en el camino y esperamos conseguir un rendimiento sólido en nuestro negocio internacional que confirma firmemente nuestra estrategia de internacionalización”, añade el directivo.