Según avanza el grupo en el comunicado emitido esta mañana, se propondrá a la Junta de Accionistas el pago de un dividendo regular de 3,5 francos suizos (2,8 euros) por acción y un dividendo especial de 4 francos suizos (3,2 euros) por título. En total SWISS RE revertirá en su accionistas cerca de 2.800 millones de dólares (2.091 millones de euros).

“Este resultado demuestra que nuestra estrategia es eficaz y que nos mantenemos en el buen camino para alcanzar nuestras metas financieras dentro del plan para 2011-2015. Hemos visto un desempeño particularmente fuerte en nuestro No Vida y los resultados de inversión fueron excelentes. El desempeño subyacente del negocio del grupo fue claramente muy fuerte. Todas las unidades han contribuido positivamente a este resultado”, explica Michel M. Liès, consejero delegado de SWISS RE.

El ratio combinado del grupo quedó en el 83,1%, mejor que la previsión estimada del 94% que esperaba el grupo. Este porcentaje incluye unos costes estimados de 900 millones (672 millones de euros) por el huracán Sandy.
El negocio de reaseguro de No Vida contribuye a las cuentas del grupo con un beneficio neto de 3.000 millones, con un incremento de 1.900 millones (2.241 millones de euros) respecto a 2011. Las primas en esta unidad suben un 21,6%, hasta 12.300 millones (9.188 millones de euros), mientras que el ratio combinado queda en el 80,7% (104% en 2011).

En Vida y Salud, por el contrario, el resultado se vio lastrado por un menor rendimiento de las inversiones, logrando la unidad un beneficio neto de 739 millones (552 millones de euros), por los 1.700 millones (1.270 millones de euros) de 2011.