El informe indica que la esperanza de vida está aumentando a nivel mundial. Puesto que la gente vive más tiempo, garantizar que puedan retirarse con seguridad financiera suficiente es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la sociedad hoy en día. Reaseguradoras y aseguradoras están jugando un papel de liderazgo para ayudar tanto a los fondos de pensiones como a los individuos a asumir el riesgo a través de productos como el seguro de longevidad o las rentas vitalicias. Sin embargo, hay una necesidad creciente de nuevas formas de extender la capacidad de la industria aseguradora para garantizar un sistema de financiación duradero para una vida más larga.

“Un mercado de capitales para el riesgo de longevidad sería de vital importancia para la industria”, explica Alison Martin, jefe del negocio de Reaseguro de Vida y Salud de SWISS RE. “A medida que la magnitud del riesgo es tan grande, es poco probable que haya capacidad suficiente para satisfacer la demanda futura de los productos que cubren la longevidad sin un mercado de capitales”, apunta.

Un mercado maduro se basa en las lecciones aprendidas de los mercados de capital establecidos, tales como el mercado de inflación de Reino Unido o el los seguros vinculados a los mercados de valores. Estos ejemplos dan una idea de las oportunidades y riesgos en la construcción de la confianza de los inversores en un mercado potencial de longevidad.

El estudio [pdf en inglés] también contiene entrevistas con los potenciales inversores que tienen diferentes opiniones sobre el grado en que un mercado de longevidad es una visión realista. Sus preocupaciones incluyen consideraciones generales de precios, el papel de los reguladores o las agencias de calificación.

“Un mercado líquido formaría parte de una solución global. Vamos a trabajar junto con otros actores de la sociedad para crear un sistema que sea sostenible a lo largo de vida de las personas mayores”, concluye Martin.