La reaseguradora proyecta un crecimiento del 3% en términos reales del mercado de Seguros Generales el próximo año, impulsado por el incremento de casi el 8% de los mercados emergentes. “El aumento en las primas No Vida se acelera un poco en 2012 y esta tendencia continuará el próximo año a medida que aumentan los precios a un ritmo moderado”, se detalla en el informe de SWISS RE.

“El resultado técnico mejora este año, en comparación a un 2011 con unas altas pérdidas por catástrofes. Los precios eran estables o ligeramente al alza hasta este año, pero no lo suficiente para compensar la disminución de los rendimientos de las inversiones. El próximo año, la liberalización de reservas se espera que concluya, lo que llevaría a una aceleración de las subidas de los precios, sobre todo en RC”, apunta.

VIDA REGRESA A TASAS POSITIVAS DE CRECIMIENTO

Vida, por su parte, volverá a crecer en su volumen de primas un 2%, después de no crecer este año, gracias al fortalecimiento de los mercados emergentes y la recuperación de los mercados maduros tras la caída del año pasado. “El fortalecimiento de la actividad económica impulsará un modesto repunte en el crecimiento. Este aumento se dará en todas las líneas de productos”, se apunta desde la reaseguradora.

En cuanto a la rentabilidad estimada para los seguros de Vida, seguirá siendo “limitada, ya que los rendimientos de las inversiones continuarán disminuyendo a medida que venzan los bonos y debe ser reemplazados con activos menores con menores rendimientos. Además, los cambios regulatorios se espera que tengan un mayor impacto”, se indica.

REASEGURO, MEJOR EN NO VIDA

En cuanto a las perspectivas para el Reaseguro mundial, los mercados No Vida seguirán creciendo, mientras se encogerá el negocio de Vida. “Los avances en el Reaseguro No Vida siguen muy de cerca las tendencias en el sector primario, pero las ganancias serán ligeramente inferiores debido a un año más alto que la media en cuanto a catástrofes”, se explica desde SWISS RE. La rentabilidad de los reaseguradores de Vida deberá hacer frente, al igual que la industria aseguradora en general, al desafío de un entorno de bajos tipos de interés.

COMPARTIR