En su documento, la SVS afirma que la aseguradora reconoció indebidamente en los estados financieros saldos netos de comisiones de la auditora de 3.091 millones de pesos (6,43 millones de dólares) a 31 de diciembre de 2009; 15.388 millones de pesos (32,02 millones de dólares) a 31 de diciembre de 2010 y 13.350 millones pesos (27,78 millones de dólares) a 31 de diciembre de 2011, equivalentes al 48% 114% y 72% del patrimonio neto de la aseguradora, respectivamente. Estos saldos fueron reconocidos por la aseguradora como utilidades, que nunca habrían existido si la norma se hubiera aplicado correctamente.

La SVS considera también que tampoco observó la disminución de las reseñas técnicas.