La agencia de calificación destaca en su estudio que un gran número de entidades volvió a generar ganancias de suscripción en la primera mitad del año, con un resultado técnico que ha mejorado para toda la práctica totalidad de compañías analizadas, salvo seis.

Las reaseguradoras especialistas fueron las que experimentaron el mayor giro en la evolución de sus rendimientos. Los aseguradores regionales siguen registrando pérdidas técnicas y débiles ganancias debido a varias tormentas en el interior y a precios inadecuados.

Según las cifras del informe, el mercado de No Vida en Estados Unidos registró un beneficio operativo agregado de 22.400 millones dólares (19.160 millones de euros), más del doble que las ganancias operacionales de 10.200 millones (8.145 millones de euros) de la primera mitad del año anterior.

LOS MERCADOS DE CAPITAL, UNA ALTERNATIVA CONSISTENTE AL REASEGURO TRADICIONAL

Por otra parte, Fitch señala en otro informe que las alternativas del mercado de capitales para el reaseguro a través de fuentes como los bonos de catástrofe, los vehículos de reaseguro con garantía de acciones contingentes (sidecar) u otras estructuras de transferencia de riesgos representan una alternativa cada vez más viable al uso del reaseguro tradicional. Sin embargo, en la medida en que las condiciones de endurecimiento del mercado tienden a disminuir en 2013, la agencia espera una menor utilización global de este tipo de alternativas de capital que la experiencia observada en 2011 y 2012.

Fitch considera que el crecimiento y la aceptación de reaseguro alternativo generan un doble efecto en las reaseguradoras. En el lado favorable, representa una opción para gestionar la exposición y el capital y servir como fuente de ingresos por comisiones. Negativamente, supone una competencia para los reaseguradores tradicionales que, con un entorno de fuerte capitalización global de la industria del reaseguro, han trabajado para amortiguar el momento de precios en 2012.

La firma considera que los rendimientos potenciales relativamente altos de los bonos de catástrofe y las inversiones sidecar, y la falta de correlación entre las pérdidas por catástrofes y el rendimiento de otras clases de activos debería seguir contribuyendo a la fuerte demanda de determinados inversores, incluidos los fondos de cobertura, capital privado e inversores institucionales.

COMPARTIR