En una entrevista realiza por ‘El Economista’, Luis Eduardo de la Cerda, ha dejado claro que siempre se buscará que la inversión tenga el mayor rendimiento con el menor riesgo posible. Además, se muestra optimista, por lo que espera retornos arriba de los dos dígitos. “México tiene un rezago importante en infraestructura, de ahí que las Afore estén alistándose para entrar en esta dinámica de desarrollo del país”, explica.

El directivo precisa que la manera de invertir en energía o infraestructura se hará, posiblemente, vía certificados de capital de desarrollo (CKD), dado que hoy en día es el vehículo que les permite acceder a este tipo de inversiones y, si son portafolios ya muy grandes o estabilizados, podría ser vía los fideicomisos de bienes raíces (Fibras).

También deja claro que en el momento en que se invierte en un portafolio de activos, lo importante es ver las bondades del mismo, por lo que el mejor vehículo para invertir dependerá del momento, su historia y su comportamiento.

SURA precisa que es una de las administradoras que más invierte en CKD. Tan sólo en la sociedad de inversión especializada en fondos para el retiro (Siefore) básica 3 -donde están los trabajadores de entre 37 y 45 años de edad- Sura invierte en instrumentos estructurados 7.7% de los activos, cuando el promedio es de 5.4%; para la Sifore Básica 4, donde están los trabajadores de entre 36 años y menores, el promedio de inversión es de 4,9% y ellos invierten 7,2%. En cuanto a la Siefore Básica 2, donde están los trabajadores de entre 46 y 59 años de edad, el promedio de inversión en instrumentos estructurados es de 4,2%; Sura lo hace con el 6%.

“En México, Colombia y Chile, los fondos de pensiones tienen la capacidad de invertir”

“En la medida en que existan proyectos atractivos para tener buenos retornos de inversión para los clientes que buscan tener buenas pensiones, Sura México está interesado en participar”, afirma Pablo Sprenger, nuevo director de la empresa especializada en ahorro en México. En la entrevista con el mismo medio de comunicación asevera que “en México, Colombia y Chile, los fondos de pensiones tienen la capacidad de invertir, pero deben estar los proyectos que tengan el debido riesgo, que presenten los retornos que justifiquen la inversión para los clientes”.

Pablo Sprenger, que ha laborado en la afores chilenas, reconoce que las condiciones económicas no son las mejores, pero vislumbra un futuro promisorio. “Veo un mar movido, pero también veo que el horizonte está despejado, dudo que nos inundemos, existen muchos barcos que no saben lo que están haciendo, pero el clima no está tan mal”, agrega desde las oficinas de Sura, en Paseo de la Reforma. Sin un optimismo desmedido, añade que existen temas estructurales y coyunturales que mueven a los mercados, sobre todo por la volatilidad que se genera entre los operadores de los mercados. Sin embargo, se vislumbra un horizonte más despejado de lo que se tenía hace tres años.