Uno de los principales factores que impulsan este crecimiento ha sido la tendencia positiva en los mercados de valores: desde el informe se hace hincapié en que los activos mantenidos en valores subieron un 10,4%. Esto ha derivado en que los activos financieros mundiales totales alcancen un nuevo nivel récord de 111 billones de euros.

Desde ALLIANZ también se matiza que, al mismo tiempo, el crecimiento de la deuda (incluyendo la deuda hipotecaria) se mantuvo en el 2,9% en 2012, el cuarto año después de la quiebra de Lehman. Por su parte, el ratio global de deuda (pasivos expresados como porcentaje del PIB) se redujo en otro punto porcentual a un 65,9%, frente al 71,6% en 2009. Esto significa que los activos financieros netos globales en realidad fueron testigos de un crecimiento de dos dígitos del 10,4%. “Todas las regiones se beneficiaron de este fuerte crecimiento. Incluso en la zona euro, donde se sufre una fuerte crisis, los activos financieros netos aumentaron un 7,2% - en parte gracias al estancamiento de los pasivos – se ha vuelto a poner por encima del valor pre-crisis por primera vez a finales de 2012.

LA BRECHA DE RIQUEZA SE ACENTÚA CADA VEZ MÁS

Sin embargo, la brecha de la riqueza se acentúa cada vez más, según se apunta desde el grupo asegurador. El promedio de los activos financieros netos en Grecia son solo del 28% de la media de la eurozona; antes de la crisis, esta cifra estaba muy por encima del 50%. En España, la cifra pasó de 61% a 44% el año pasado. “La brecha de la riqueza es cada vez mayor en la zona euro, es un resultado de la crisis”, afirma Michael Heise, economista jefe de ALLIANZ. “Si esta brecha entre el norte y el sur se ensancha aún más podría socavar la cohesión europea. Sin embargo, la reforma está empezando a dar sus frutos este año. Son necesarios pasos más firmes hacia la integración con el fin de dar a todos los europeos una clara perspectiva de crecimiento y prosperidad”.

En la lista de los países más ricos publicados en el informe destaca Suiza, que es el que acumula más riqueza por habitante, con un patrimonio medio per cápita de 141.890 euros a finales de 2012. Le siguen Estados Unidos, con 100.710,3 euros, y Japón, con 83,610 euros per cápita. El segundo país más rico de Europa es Bélgica, con 73,520 euros, que además ocupa el cuarto puesto de la lista global. España figura en el puesto 22º.

Suiza acumula también los mayores niveles de endeudamiento, con un promedio de 76.200 euros por persona a finales de 2012, lo que en realidad supone un 124% de su riqueza. Esta tasa de endeudamiento solo es superada en Europa por Holanda (139,1%) y Dinamarca (148,5%).